Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘CANTERBURY’

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los Soft Machine fueron uno de los conjuntos más destacados dentro del sonido Canterbury del Reino Unido, en donde confluirían bandas bastante ambiciosas como Gong, Caravan o este conjunto compuesto en sus inicios, finales de los años 60, por el batería y vocalista Robert Wyatt, el bajista y cantante Kevin Ayers, los guitarristas Daevid Allen y Larry Nolan, y el teclista Mike Ratledge. Varios de sus componentes habían estado en el seminal combo The Wilde Flowers.

El grupo, con músicos mamados en raíces jazz, de psicodelia/art-rock, se bautizó con el nombre de una novela de William Burroughs, el afamado autor de la Generación Beat.
Sería Kim Fowley quien les sacaría del anonimato y profesionalizaría sus experimentos sónicos. Su primer single, editado en 1967 en el sello Polydor fue “Love makes sweet music”. En 1968 ya no estaban dándole al instrumento ni Larry Nolan ni Daevid Allen, quien después de impedírsele la entrada en Inglaterra tras pasar por Francia (era australiano y le había caducado el visado) pronto crearía Gong. Quien pasó brevemente por esta etapa fue el guitarrista Andy Summers, quien muchos años después alcanzaría la fama mundial formando parte de Police.

Pero bueno, la carrera de Summers en Soft Machine fue más que corta, efímera. Ayers, Wyatt y Ratledge serían los protagonistas de su LP debut, “The Soft Machine Volume One” (1968), un album psicoprogresivo y jazz-rock producido por Chas Chandler y Tom Wilson y editado en Probe Records, compañía en la cual grabarían también, con co-producción entre la banda y Mike Jeffrey, su “The Soft Machine Volume Two” (1969), dos de los discos grandes más importantes de su carrera y que en reediciones posteriores aparecían ambos en un solo CD.
En este último álbum ya no tocaba Kevin Ayers, quien decidió dejar el grupo porque estaba harto de tanta gira (una de ellas de teloneros del mismísimo Jimi Hendrix) y porque deseaba lanzar su carrera como solista.
Su reemplazo en el bajo fue Hugh Hopper, otro ex miembro de los Wilde Flowers.

Para grabar su tercer trabajo, “Third” (1970), un doble álbum prog-rock autoproducido y editado en CBS que se convirtió en el más vendido de su carrera en Gran Bretaña, llegando al puesto número 18. Su músico fue enriquecida por los saxos de Lyn Dobson, también flautista, y Elton Dean, quien, al contrario que Dobson, proseguiría en el seno del grupo para grabar “Fourth” (1971). La verdad es que con lo creativa que era su música llama la atención la “originalidad” de los titulos de los LPs.

Después de este álbum los Soft Machine perderían a uno de sus principales miembros, Robert Wyatt, quien abandonó el proyecto para crear Matching Mole y, más tarde, iniciar una carrera en solitario. Wyatt fue sustituido en principio por Phil Howard, pero pronto este dejaría las baquetas en manos de John Marshall, el encargado de aporrear la batería en “Fifth” (1972), disco que dio inicio al declive del grupo, cada vez más inclinado a tendencias jazz-rock.

Después del quinto y antes del sexto Elton Dean dejó el grupo, incorporándose el saxofonista y pianista Karl Jenkins. “Six” (1973) y “Seven” (1973), sin el respaldo del público, fueron los últimos LPs de la banda en CBS. Hugh Hopper ya se había largado después del sexto, entrando en el grupo Roy Babbington.

En Harvest, cuando la banda ya se parecía poco a la de los inicios y con la adición del guitarrista Allan Holdsworth, apareció “Bundles” (1975). Holdsworth dejaría tras este álbum el grupo, siendo reemplazado por John Etheridge, quien toca la guitarra en “Softs” (1976).
El flojo “Rubber riff” (1976) casi puso el epitafio a los Soft Machine que grabarían de nuevo en los años 80 con “The land of Cockayne” (1981), en una época dominada por Karl Jenkins y que estaba a años luz de la de Wyatt o Ayers.
Con posterioridad se editarían un sinfín de LPs con material de archivo en estudio y directo.

Hugh Hooper falleció el 7 de junio del año 2009 a la edad de 64 años. Había sufrido leucemia.

Anuncios

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Músico y compositor clave en el sonido Canterbury, escena sonora surgida en la Inglaterra de finales de la década de los 60.
Miem destacado de The Soft Machine, banda desgajada del grupo The Wilde Flowers, el batería, teclista y cantante Robert Wyatt, abandonó la citada formación progresiva en 1971 para comenzar una carrera propia que lo encumbró como uno de los personajes más interesantes, emocionales y creativos de la música británica de los años 70.

Robert Ellidge Wyatt nació el 28 de enero de 1945 en Bristol, hijo del psicólogo George Ellidge y la maestra Honor Wyatt.

Desde sus tiempos de instituto, el principal motor vital de su existencia fue la escucha y ejecución musical, formando parte de grupos de skiffle y practicando jazz junto a sus amigos Mike Ratledge y los hermanos Hugh y Brian Hopper.

El encuentro con Daevid Allen, personaje australiano que había alquilado una habitación en su casa, sería esencial para la evolución personal de Wyatt.
Su visión despreocupada de la existencia y erudición en la música jazz, asentada por la instrucción de George Niedorf, calaron en el joven Robert, quien viajó en 1962 hasta Mallorca con Niedorf, conviviendo con el escritor Rupert Graves y empapándose de cultura hippie.

Un año después formó el grupo The Wilde Flowers junto a Hugh y Brian Hopper, Richard Sinclair y Kevin Ayers.
Tras algunos cambios en la formación, The Wilde Flowers se disgregaría en dos míticos grupos, The Soft Machine y Caravan.

Cuando todavía estaba en el seno de Soft Machine, Wyatt publicó su debut en solitario, “The End of an Ear” (1970), un LP en el que los sonidos de la escena Canterbury acentuaban un semblante más jazzistico y experimental.

Poco después formó el grupo Matching Mole (Soft Machine en francés), que infelizmente no tuvo continuidad a pesar de grabar dos excelentes discos.

La tragedia se cebó en Robert Wyatt, ya que en esa ilusionante y fructífera etapa de su carrera, sufrió un grave accidente al caerse por una ventana que le dejó paralizado de por vida.

A pesar de la desgracia, Wyatt no cesó en sus inquietudes sonoras y presentó cuatro años después dos grandes obras, “Rock Bottom” (1974), su mejor disco producido por el miembro de Pink Floyd, Nick Mason, en el que en una atmósfera melancólica arropaba sus composiciones art-rock empapadas de sentimentalismo, inherente a su afectivo estado amoroso con Alfreda Benge, y “Ruth is Stranger than Richard” (1975), un magnífico LP también producido por Mason, que mostraba una mayor inclinación al free-jazz.

Asimismo, en formato single, Wyatt editó una versión del “I’m a Believer”, el famoso tema de los Monkees que le granjeó un apreciable éxito comercial en Inglaterra.
En los 70 abandonaría las grabaciones propias hasta la siguiente década.

En 1981 apareció el disco “Nothing can’t stop us” (1981), un recopilatorio de singles editados por el sello Rough Trade con eclécticas versiones de grupos y solistas, como Chic, Billie Hollyday o Golden Gate Quartet.

A lo largo de los siguientes años publicó importantes LPs, que fueron estupendamente recibidos por los amantes de su quebradiza y sensible vocalidad.
Algunos pasajes de sus trabajos están cargados de tintes políticos, especialmente crítico con la política que desarrolló Margaret Thatcher.

Los mejores discos en la última etapa de su carrera son los excelentes “Dondestan” (1991), uno de los LPs más conseguidos de su trayectoria en solitario, en donde contaba en algunas letras con la colaboración de su esposa Alfie Benge, al igual que haría en “Shleep” (1997), otro magistral ejemplo del proceder de Wyatt que contó con la ayuda de destacados personajes del mundillo musical, como Phil Manzanera, Brian Eno o Paul Weller.

Read Full Post »