Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘GARAGE ROCK’

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

.

Grupo de Sydney, Australia, que comenzó su carrera como una excepcional, enérgica e innovadora banda surf creada en 1961, influenciada por los Shadows, Johnny & The Hurricanes, Dick Dale o los Ventures.
La llegada al continente australiano de los sonidos de los Beatles y la Invasión Británica trocó su música y el grupo, incorporando al vocalista Johnny Rebb a mediados de los 60, se transmutó en un combo de R & B, psicodelia y garage-rock 60’s.

The Atlantics estaban compuestos por el guitarrista líder y rítmico Theo Penglish, el guitarrista rítmico Eddy Matzenick, el bajista Bosco Bosonac, y el batería Peter Hood. Matzenick sería reemplazado poco después de su formación por un segundo guitarrista líder Jim Skaithitis.
Tras patearse los locales demostrando su esmerada técnica instrumental, los Atlantics añadieron vocalistas a su formación en directo, quienes fueron variando en diferentes épocas. Entre ellos, Harvey Foster, Eddie Moses y Kenny Shane. Así como pronto vinieron así pronto se fueron, a excepción de Shane que acompañó durante un tiempo con la banda antes de intentarlo como solista.
En CBS y con la producción de Sven Libaek debutarían en sencillo en 1963 con el magnífico tema “Moon Man”. La querencia por el reverb era característica en los Atlantics, quienes experimentaba en estudio todo lo que podían, incluso utilizaban el arco de violín antes que Eddie Phillips y Jimmy Page, y tocaban con los dientes las guitarras mucho antes que Jimi Hendrix.
El gran éxito les llegaría con su segundo single, “Bombora”, explosiva pieza que también en 1963 llegó al número 1 en su país natal.
Posteriormente grabarían cortes como “The Crusher”, con un frenético Hood a la batería, “War of the worlds”, “Rumble and run”, “Teensville” o “Giant”.

La aparición de los Beatles, que transformó por completo la música popular, provocó que los jóvenes se sintieran menos atraídos por la música surf, al igual que los propios músicos, que adoptaron la nueva y revolucionaria corriente sonora. Los Atlantics entonces incorporaron la figura del cantante Johnny Rebb.
A partir de 1966 totalmente transformados a nivel sonoro aparecieron temas “Come on”, soberbio ejemplo de garage-rock publicado en 1967. Otros temas interesantes de esta etapa son “It’s a hard life”, “Well, ain’t that nice”, “When I look into my life” o “By the glow of a candle”, canción con prominencia de teclados y flauta incorporada.
A finales de década terminaron separándose.

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este ex matrimonio (aunque ellos siguen jugando bobamente con lo de si son hermanos o si dejan de serlo, habiéndose casado el 21 de septiembre de 1996 con los nombres de John Anthony Gillis y Meg Martha White) amante de los colores rojo y blanco es una de las grandes sensaciones dentro del rock de este comenzado siglo XXI, instituyendo su éxito en ejecutar con acritud, minimalismo y distorsión una diversidad de géneros (garage-rock, punk, blues, hard rock, folk, pop o country) y ascendencias (Led Zeppelin, Stooges, Pixies, Kinks, Blue Cheer, Troggs, Robert Johnson, Jon Spencer Blues Explosion, Jimi Hendrix o Black Sabbath) para crear discos estridentes, estimulantes por su empuje rítmico y su retorno a los sonidos clásicos del rock.

El dúo proviene de la ciudad de Detroit y está compuesto por el cantante, compositor, guitarrista y pianista Jack White (nacido el 9 de julio de 1975) y la batería Meg White (nacida el 10 de diciembre de 1974).
Tras casarse a finales del año 1996, la pareja formaría The White Stripes, un proyecto que le sirviría a Jack, que había pasado por una banda llamada The Goober and Peas y tocado con la banda garajera The Go, para grabar temas que recuperasen el brío rockero de las bandas de finales de los 60 y comienzos de los 70, ejemplificado en sus vibrantes interpretaciones en vivo.

En 1997 debutaron en disco con el single “Let’s shake hands”, un tema publicado en el sello Italian Records, en donde también publicarían su segundo sencillo, “Lafayette Blues”, aparecido en 1998.
Un año después ficharían por Sympathy for the Record Industry y gran “The Big Three Killed My Baby”, un tema en el cual se aprecia su ruidosa resonancia en base a su mezcla de sonidos blues, punk y rock, con voces impulsivas, una retumbante batería y una destemplada labor guitarrera, con reminiscencias de Led Zeppelin, Stooges o Troggs.

Este single sería incluido en su potente y sucio Lp debut, “The White Stripes” (1999), un disco en el cual se aprecia la variedad de registros vocales de Jack, con una mezcolanza entre Robert Plant, Iggy Pop, Ozzy Osbourne, Frank Black o Dave Davies, y su querencia por el blues desde una cruda perspectiva rock’n’roll con Led Zeppelin, Black Sabbath y el proto-punk y el garage-rock 60’s como principal referencia.
Incluyen temas propios de gran valía como “Cannon”, “Jimmy The Exploder”, “Do” o “Suzie Lee” y versiones de Robert Johnson (“Stop Breaking Down”) y Bob Dylan (“One more cup of coffee”).

Las constantes apuntadas en este primer disco se repetirían en los siguientes trabajos, como en “De Stijl” (2000), un gran trabajo en el cual pulen más las melodías, añadiendo a los nombres básicos de su sonido retazos de los Kinks en algunas piezas, sin perder su característica pujanza garajera y pasajes folk, hard rock, punk, country y blues, con temas en formato eléctrico y acústico.
Las huellas de Hendrix, Page o Plant se encuentran en estos riffs demoledores de guitarra, baterías primarias y enérgicas, letras básicas de acerba gradación y cierta propensión al absurdo con memorables temas como “You’re pretty good looking (for a girl)”, “Little Bird”, “Hello operador”, “Apple Blossom” o “Why can’t you be nicer to me?”. El amor por el blues de Jack White, además de en sus composiciones, se manifiesta en la versión de Son House “Death Setter”.

Tras la aparición de “De Stijl”, los White Stripes comenzaron a llamar la atención en los mass media, provocando un interés creciente entre los amantes del rock.

Este catálogo de música directa, fresca y sin complicaciones conquistaría definitivamente al público con “White Blood Cells” (2001), un disco también aparecido en el sello Sympathy for The Record Industry con el que acrecentaron sus seguidores especialmente en el Reino Unido, en donde por esa época eran más populares que en su propio país.
A pesar de oler el mainstream, la pareja, que se había divorciado en el año 2000, prosiguió su rumbo invariable en “White Blood Cells”, un Lp en el cual Jack desplegó su notable capacidad como compositor y su éxito crítico impulsó el interés de las grandes compañías estadounidenses en una oleada de bandas garajeras, que carecían de la diversidad conceptual de White y su fuerza instrumental en base a dos únicos componentes.

“Fell in love with a girl” se convirtería en un gran hit (número 12), estimulado por la emisión constante del videoclip por la MTV. Otros cortes destacados del álbum son “Dead leaves and the dirty ground” o la cínica “I’m finding harder to be gentleman”.
Para la grabación de “Elephant” (2003), Jake y Meg firmarían por un sello importante, V2, pero su aspereza y mixtura de estilos no cambiaría un ápice, escribiendo un sobresaliente disco sin concesiones comerciales que se iniciaba con “Seven Nation Army”, un estupendo single principiado con un sugestivo ritmo producido por un riff de guitarra que simula la apariencia sonora de un bajo.

Este disco está plagado de excelentes temas y letras ingeniosas, alternando baladas como “In the cold, cold night”, interpretada por Meg a lo Peggy Lee o “I want to be the boy to warm your mother’s heart”, pieza con piano y voz con un ligero feeling a lo Rod Stewart en su etapa Faces y “You’ve got her in your pocket”, ambas acústicas de buen trato melódico, y piezas de gran ímpetu y ritmos básicos como el blues-rock zeppeliano “Ball and biscuit”, la punk-rock “Girl you have no faith in medicine”, con un riff idéntico al de “Positive Bleeding” de Urge Overkill, la excelente “The air near my fingers”, un corte que podría ser firmado por los Troggs en los 60 (el riff tiene un aire al clásico “Wild Thing”), o “The hardest button to button”, canción de cierto cariz stoniano.

También tienen tiempo para componer “It’s true that we love one another”, un humorístico tema de sabor country interpretado por Jack y Meg junto la cantante Holly Gollightly e incluir una versión de un famoso tema de Burt Bacharach y Hal David, “I just don’t know what to do with myself”, adaptado con anterioridad por, entre otros, Dusty Springfield o Dionne Warwick.
El álbum alcanzó el puesto número 6 en el Billboard, confirmando la presencia del dúo en el estrellato rockero del momento.

Jack, al margen de su faceta como músico, ha hecho sus pinitos como actor en la película de Anthony Minghella “Cold Mountain” (2003).

En el año 2004 produjo, compuso y tocó en el disco de la artista country “Van Lear Rose” (2004).

Posteriormente con los White Stripes grabaría “Get behind me Satan” (2005) e “Icky Thump” (2007).

Jack White contrajo matrimonio en secreto con la modelo británico Karen Elson, mujer que aparece en el videoclip de “Blue Orchid”.

Al margen de los White Stripes, Jack White creó una banda junto a Brendan Benson denominada Racounters, en la cual también se encuentran el bajista Jack Lawrence y el batería Patrick Keller.

Read Full Post »

Banda de Nueva York incluida dentro del revival garajero que en los años 80 recuperó los sonidos psicodélico-garajeros de los años 60, remedando a excelentes grupos como los Remains, Standells, Electric Prunes, Blues Magoos o Chocolate Watchband.
Los Vipers, compuestos por el cantante y saxofonista Jon Weiss, los guitarristas David Mann, también teclista, y Paul Martin, el bajista Graham May, y el batería Pat Brown, grabaron una serie de discos bastante valiosos, como “Outta The Nest” (1984) o “How About Somemore?” (1987), en donde con tremenda energía y sentido melódico incidían en las citadas músicas que moldean su excitante sonido, muyrecomendable para los amantes de grupos coetáneos como The Lyres, Cynics o Chesterfield Kings, gente que en los 80 nos retrotraían a mediados de los años 60.

Jon Weiss, al margen de los Vipers y otro grupo como Maryjane, creó el sello Cavestomp!, en donde impulsó los fantásticos sonidos garajeros también con festivales en donde aparecían los míticos grupos de los 60 junto a conjuntos inspirados por aquellos.

Read Full Post »

 

Banda garajera y psicodélica procedente de Phoenix, Arizona, que gustará a quien disfrute con grupos como Music Machine, The Count Five o The Chocolate Watchband.

Comenzaron su carrera a mediados de los 60 con el nombre de The Bittersweets antes de rebautizarse en California y en 1967 como Twentieth Century Zoo, conjunto formado por el cantante Bob Stuko, el guitarra líder Paul “Skip” Ladd, el guitarra rítmico Greg Farley, el bajista Allan Chitwood y el batería Paul Bennett.

En el sello Caz L el grupo publicó un primer y fabuloso sencillo en 1967, “You Don’t Remember”, canción compuesta por la pareja líder en tareas compositiva del grupo, Stuko/Farley, que fue continuado al año siguiente por “Love in Your Face”, otro estupendo tema psycho-garage escrito por Bob Stuko y Greg Farley.

En 1968 ficharon por Vault y grabaron su único y recomendable LP, “Thunder on a Clean Day” (1968).
El disco, ejemplo de acid rock californiano en el cual incluían el single “Rainbow”, fue reeditado por Sundazed en los años 90. El sello también editó un EP homónimo.

En 1970, con la entrada en el grupo del batería Randy Wells sustituyendo a Bennett, el grupo grabó un último single, “Only Thing that’s Wrong”, antes de romperse definitivamente el proyecto.

Read Full Post »

Con el cantante Frank Lacey (ex componente de los Metronomes y Young Men), el guitarra líder Mike Kessler, el guitarra Sheldon Skinkle, conocido también como Bunker Huddle o Jr. Ellis, el bajista Al Quinlan y el batería Paul Buys, este grupo de garage-rock de Phoenix consiguió grabar varios singles en la segunda mitad de los años 60.

El primero, publicado en el sello Castalia Records y en el año 1967, fue “Bawling”, tema garajero tintado de psicodelia con fuzz guitar y buenas armonías vocales que en la cara b contenía una versión de la canción de Donovan “Season of the Witch”.
El segundo, aparecido en 1968, fue un cover del clásico de John D. Loudermilk “Tobacco Road”, que incluía en la cara b el tema “Can’t you see”.
Lacey fallecería a comienzos de los años 70.
El estupendo tema “Bawling” se puede escuchar en el recopilatorio “Fuzz, Flaykes, and Shakes Vol. 6: Come in to my world”.

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Designados los salvadores del rock por la prensa mainstream vaya usted a saber por qué, los Strokes son una de las bandas más populares de este inicio del siglo XXI.
Ni su lírica, poco destacada en su brillantez, ni su música, un repetitivo reciclaje del garage-rock 60’s, la Velvet Underground, los Stooges o el influyente dueto guitarrero de Richard Lloyd y Tom Verlaine en Television, suponen nada nuevo como sonido ni sus composiciones resultan demasiado inspiradas, recayendo en la iteración, el formulismo y en la carencia de inventiva rítmica y melódica más allá de algún acierto parcial.

El grupo, formado por varios jóvenes de familia bien, está liderado por el cantante y compositor Julian Casablancas, hijo de John Casablancas, el ex presidente de la famosa agencia de modelos Elite, cuyos padres eran ambos españoles.
Casablancas está acompañado por los guitarristas Nick Valensi y Albert Hammond Jr., hijo del conocido músico y compositor de mismo nombre, el bajista Nikolai Fraiture y el batería Fabrizio Moretti.

Varios de ellos habían comenzado a tocar en su adolescencia cuando acudían a un colegio privado de Manhattan, hasta que en 1999, ensamblado el quinteto, crean definitivamente el grupo The Strokes, tomando como referencia el sonido sucio y estridente de las bandas garage-rock y proto punk de finales de los 60 y comienzos de los 70.
Sus actuaciones por diversos locales neoyorquinos comienzan a despertar un creciente seguimiento en la escena de la Gran Manzana, que terminan llevándolos hacia Ryan Gentles, un perspicaz personaje que se convierte en su manager y comienza a promocionar con sapiencia a la banda.

En el mes de Enero del año 2001 consiguen que el sello Rough Trade les publique el EP “The Modern Age” (2001), un disco producido por Gordon Raphael, quien también se encargaría de producirles “Is This It” (2001), un álbum aparecido en RCA que contenía singles como “Hard to explain” o “Last nite”, un calco del “Lust for life” de Iggy Pop.

El disco fue alabado por la prensa británica, convirtiéndolos en las nuevas estrellas del panorama internacional. Sonidos sucios, prominencia rítmica y refrito de herencias sónicas en temas que denotan poca sabiduría en la creación melódica y diversidad sonora, con trazos de los Stooges (sin la actitud de Iggy), la Velvet (sin el talento de Lou Reed), Televisión (sin la originalidad de Verlaine y Lloyd) e incluso del primer Tom Petty.
No es una basura gracias a temas como “Soma”, “Take it or leave it” o “New York City Cops”, canción no aparecida en la versión americana, quien también cambió de portada, pero dista mucho de ser una obra maestra y mucho menos un disco revolucionario, sino todo lo contrario, el sobrevalorado producto de un conjunto limitado de ideas y excesivamente redundante en un sonido muy ajado con anterioridad.

Esta redundancia se aprecia claramente en su segundo álbum, “Room on Fire” (2003), un disco producido de nuevo por Raphael y por Nigel Godrich, el conocido productor de Radiohead.
El single “12:51”, estupenda recuperación del sonido de los Cars, fue la presentación de un disco irregular, con indiferentes temas de relleno pivotados en su habitual reciclaje de influencias pretéritas y unas cuentas piezas notables, como el citado sencillo, “The end has no end”, con una sugerente línea de guitarra, la frenética “Reptilia” o “Under the control”, un corte cuasi soul a lo Marvin Gaye.

The Strokes volviern a las tiendas de discos con “First Impressions of Earth” (2006), un álbum producido por David Kahne y Andy Wallace.

Julian Casablancas debutó en solitario con “Phrazes For The Young” (2009).

Dos años después los Strokes editaron “Angles” (2011).

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Iniciados en el pop de corte British Invasion, The Standells lograron el éxito en 1966, arropados en el garage-rock y promovidos por su encuentro con el productor y compositor Ed Cobb, quien les impuso un acercamiento sonoro más correoso, sin perder un lustroso sentido de la melodía pop con resonancias de Rolling Stones, The Animals, The Troggs, The Kinks o los primeros The Zombies, con teclados inquietos y ritmos membrudos.

Formados en la ciudad de Los Angeles en el año 1962 por el teclista y vocalista Larry Tamblyn, hermano del actor y bailarín Russ Tamblyn, y el guitarra líder Tony Valentino, The Standells (llamados en sus inicios Larry Tamblyn & The Standells) sufrieron en su génesis varios cambios de formación, siendo sus componentes originales, además de Tamblyn y Valentino, el bajista Gary Lane y el batería Gary Leeds.
Leeds permanecería breve tiempo en la banda, siendo sustituido por el batería y vocalista Dick Dodd.

Sus primeras actuaciones en la urbe angelina les concedieron cierta popularidad local, que aprovecharon para grabar sus primeros temas en los sellos Linda, Liberty, MGM y Vee Jay, publicando en 1964 y 1965 singles como “You’ll be mine someday”, “Peppermint Beatles”, “I’ll go crazy”, “So Fine” y “Zebra in the kitchen”, “Don’t say goodbye” y “The boy next door”, su primera canción en aparecer en listas, producida por Sonny Bono.

Además actuaron en series televisivas (como “La familia Monster”) y películas, como “Get yourself a college girl” (1964), un film dirigido por Sidney Miller en el que aparecían grupos y solistas como The Animals, Astrud Gilberto o The Dave Clark Five.

El gran cambio para The Standells se produjo en 1966, cuando conocieron a Ed Cobb (ex miembro de The Four Preps), quien se ocupó de su sonido y de su fichaje para Tower Records, en donde publicaron su gran éxito, el sencillo “Dirty Water”, single escrito por Cobb que contenía una magnífica cara b, “Rari”, también compuesta por Ed Cobb.
El tema llegaría al puesto número 11 en el Billboard. Con anterioridad habían publicado el prescindible Lp “The Standells in Person at P. J.’s (1964). Su segundo disco grande, ya con Cobb en la producción, sería “Dirty Water” (1966), un album meritorio con canciones como “Medication”, “There’s a storm coming”, Pride and devotion (escrita por Tamblyn) o “Sometimes good guys don’t wear white” (número 43), su segundo sencillo en Tower. También versionaban el clásico “Hey Joe” o a los Rolling Stones con “19th nervous breakdown”.
Su antiguo sello, Liberty, aprovechando el triunfo comercial del single “Dirty Water”, reeditó el Lp “The Standells in Person at P.J.’s” bajo el nombre de “Live and out of sight” (1966).
Después de este disco se produjo la marcha del bajista Gary Lane, que fue sustituido por Dave Burke, siendo éste brevemente reemplazado por John Fleckenstein, quien colaboró con Arthur Lee y Love en los comienzos de la banda californiana.
“Why pick on me?” (1966) fue su tercer Lp. Contenía el sencillo homónimo que compuso Ed Cobb, pero también temas escritos por miembros de la banda como “The girl and the moon”o “Mr. Nobody” y versiones de Bacharach/David con “My little red book” y de nuevo los Rolling Stones con “Paint it Black”.
“The Hot Ones” (1966) está casi enteramente cubierto de versiones, con covers de los Beatles, Donovan, Kinks, Lovin’ Spoonful, Los Bravos, Los Troggs o los Monkees.

En 1967 aparecieron junto a Chocolate Watchband en la película exploitation “Riot on Sunset Strip” (1967) y publicaron el Lp “Try it” (1967), un disco que incluía el sencillo del mismo nombre, censurado en su época. El album ensanchaba su sonoridad con retazos de psicodelia.
También y bajo el nombre de The Sllednats (Standells al revés) grabarían el sencillo “Don’t tell me what to do”, una pieza de carácter vodevilesco.
Después de estos trabajos y la escasa repercusión de los mismos, los Standells, a los que se uniría en su última etapa el futuro componente de Little Feat, Lowell George, terminarían separándose, grabando en 1968 un Lp el batería Dick Dodd, “First evolution of Dick Dodd”, que pasó totalmente desapercibido.

Read Full Post »

Older Posts »