Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘GOSPEL’

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

.

El gran icono musical del siglo XX, que trasciende su simple imagen de mito sociocultural al asentar sus valores en una extraordinaria capacidad vocal, en una imponente y erótica presencia escénica y, sobre todo, en el acercamiento de las pautas de la música negra al mainstream blanco, conjugando desde su proverbial interpretación, el country & western, el gospel y el R&B, para conformar una vibrante sonoridad, que provocó la popularización de una música que cambió el mundo, el rock’n’roll.

Elvis Aaron Presley nació en la localidad de Tupelo, Mississippi, el 8 de enero de 1935.

Hijo de una familia muy humilde, compuesta por Gladys Love Smith Presley y Vernon Elvis Presley. Su hermano gemelo Jesse Garon falleció en el mismo momento de su nacimiento.
Cundo Elvis tenía tres años de edad, su padre fue encarcelado por intentar falsificar un cheque. Con su marido en prisión, Gladys encontró un trabajo de costurera mediante el cual pudo sustentar a su pequeño hijo hasta que Vernon salió de la cárcel tras su sentencia de tres años.
Gladys protegía sobremanera a su hijo y éste siempre mantuvo una profunda adoración por la figura materna.
Cuando Vernon salió de prisión, la familia se trasladó a Memphis, ciudad ubicada en el estado de Tennesee. Desde una temprana etapa escolar Elvis comenzó a tocar la guitarra, escuchando a todas horas música country, blues y gospel.
Entre sus compañeros de estudio era considerado un bicho raro, ya que vestía de manera diferente y llevaba el pelo más largo de lo acostumbrado en la época.

Después de acabar el instituto logró un trabajo como camionero. Un buen día, aparcó el camión y se dirigió a los estudios de Sun Records para grabar un par de temas como regalo de cumpleaños a su querida madre. Las canciones eran “My Happiness” y “That’s when your heartaches begin”.

Una secretaria de Sun Records, llamada Marion Keisker, tuvo la intuición de que este atractivo chico blanco con voz de negro podría ser la nueva estrella que buscaba Sam Phillips, el propietario de la compañía. Poco después de escuchar las canciones, Phillips hizo llamar rapidamente a Elvis a su despacho.
Elvis y Sam, entusiasmados en sus diferentes intereses personales, firmaron un acuerdo contractual y en agosto de 1954 grabaron el primer single del nuevo artista, “That’s all right mama”, una antigua canción de blues de Arthur Crudup que con la infección country fue convertida en una vibrante pieza de rockabilly.

Junto a Elvis, grabaron el tema el guitarrista Scotty Moore y el bajista Bill Black (denominados The Blue Moon Boys), a los que posteriormente se añadió el batería DJ Fontana, músicos habituales en las grabaciones de Elvis en la primera etapa de su carrera.
La canción consiguió ventas bastante importantes, lo que animó a Sam Phillips en seguir confiando en su nuevo pupilo. Singles posteriores como “Good Rockin’ Tonight / I Don’t Care If The Sun Don’t Shine”, “Milk Cow Blues Boogie / You’re A Heartbreaker”, “I’m Left, You’re Right, She’s Gone / Baby Let’s Play House” y “Mystery Train / I Forgot To Remember To Forget”, junto a sus excitantes actuaciones en vivo, en las cuales Elvis asombraba a las audiencias con sus sensuales contoneos y su fuerza escénica, característica bastante poco usual en ese momento, especialmente en un cantante blanco, fueron ensanchando la fama de Elvis Presley por todo el territorio estadounidense, especialmente tras ser denostado por algunos puritanos, que veían el advenimiento del rock’n’roll como algo pernicioso para la juventud americana.
Como suele ocurrir a menudo, este énfasis prohibitivo y medroso provocó una creciente popularidad por los nuevos ritmos surgidos en el sur americano.

Tras alcanzar el número 1 en 1955 con “Mystery Train”, Elvis se puso en manos del Coronel Tom Parker, quien manejó a su antojo la trayectoria de su protegido. A finales de 1955, Elvis fue contratado por la RCA, cuando esta compañía compró su contrato a Sam Phillips.

En la RCA, Elvis desarrolló un sonido más elaborado, que continuaba su enérgica rotura en los sonidos clásicos negros pero agrandando su sonoridad de rock’n’roll, con el paso de los años, con patrones más pop y querencias por baladas crooner, al estilo de su admirado Dean Martin. “Heartbreak Hotel” terminó de convertir a Elvis Presley en una superestrella en todo el mundo, alcanzando con facilidad el número 1 en los Estados Unidos.

Otros grandes éxitos como “I want you, I need you, I love you” o “Hound Dog/Don’t be cruel” y su comienzo en el cine con la película “Love me tender” (1956), un film dirigido por Robert E. Ward, con la hermosa Debra Paget como co-protagonista femenina, convirtieron a Elvis en toda una sensación mundial.
Hasta la llegada de los años 60, triunfó con canciones como “Love me tender”, el tema escrito por Otis Blackwell “All Shook Up”, “Hard Headed Woman” o “Jailhouse Rock”, canción de Leiber/Stoller aparecida en la película “El rock de la cárcel” (1957). En 1957 se compró la mansión Graceland y rompió su asociación con Moore, Black y D.J. Fontana por diferencias contractuales.

Para la pantalla grande, Elvis rodó numerosas películas, generalmente todas cortadas por el mismo patrón, con canciones (la mayoría espléndidas), chicas guapas y localizaciones atractivas.
Su director más habitual fue Norman Taurog y sus mejores películas la citada “El rock de la cárcel” (1957), dirigida por Richard Thorpe, “El barrio contra mi” (1958) de Michael Curtiz, “Estrella de fuego” (1960) de Don Siegel, “Chicas, chicas, chicas” (1962) de Taurog o “Cita en Las Vegas” (1964) de George Sidney.
Entre sus muchas y variadas acompañantes femeninas destacan Stella Stevens, Ursula Andress, Joan Blackman, Rita Moreno o la espectacular sueca Ann-Margret. Con muchas de ellas mantuvo breves romances.

En 1958, Elvis se rasuró el pelo, un hecho significativo y casi metafórico que provocó cierta desilusión entre sus seguidores, y se fue a servir en Alemania con el ejército americano.
Este hecho poco hizo para menguar la popularidad del cantante, ya que tanto sus películas como material ya grabado anteriormente consiguieron mantener con éxito su nombre en los primeros puestos de las listas mundiales.
En Alemania coincidiría por primera vez con Priscilla Beaulieu, la hija de un capitán de las fuerzas aéreas estadounidenses con quien terminaría casándose en 1967, aunque desde 1962 ya residían juntos en Graceland.
Mientras estaba en el ejército, Elvis recibió una terrible noticia, el fallecimiento de su madre a los 46 años de edad en agosto de 1958. El cantante quedó devastado con el suceso y durante una semana permaneció recluido en una habitación sin querer ver a nadie.

En 1960 retornó a los Estados Unidos y retomó su carrera, continuando triunfalmente su trayectoria con singles como “It’s now or never” (versión americana del popular tema italiano “O Sole Mio”), “Are you lonesome tonight?”, “Surrender”, “Can’t help falling in love”, “Return to sender” o “You’re the devil in disguise”.

En la década de los 60, Elvis se volcó en el cine, rodando varios títulos al año y abandonó en parte la música, grabando o recuperando antiguos temas para sus películas.

La Invasión Británica, liderada por los Beatles, provocó un cambio en el enfoque musical, ya que con su irrupción eran los propios grupos y solistas los que concretaban su sonido y escribían sus composiciones, hecho que rara vez había realizado Elvis, quien parecía un tanto desorientado.

La “resurrección” del cantante de Tupelo se produce en 1968, el mismo año en que nació su única hija, Lisa-Marie. El Rey efectuó una espectacular aparición televisiva en la NBC en el mes de Diciembre, que lo devolvía a sus mejores tiempos de finales de la década de los 50.
Enfundado en cuero negro, flanqueado por sus antiguos compañeros Scotty Moore y D. J. Fontana (Bill Black había fallecido en 1965) y apoyado en el apartado vocal por The Blossoms, coro femenino que incluía a Darlene Love, Jean King y Fanita Jones, Elvis rescató sus raíces musicales, interpretando de forma vigorosa sus antiguos clásicos y conquistando de nuevo a la audiencia.

En 1969 publicó singles históricos como “In the ghetto” o “Suspicious Minds”, dos grandes canciones que lo elevaron de nuevo al número 1.
En septiembre de 1968 había editado como sencillo “A little less conversation”, una canción remezclada en el año 2002 que llegaría al puesto número 1 en Gran Bretaña.
En 1969, Elvis se instaló en Las Vegas, ciudad del juego en la que se había casado dos años antes con Priscilla, concretamente en el Hotel Aladdin. En la ciudad de Nevada, protagonizó multitudinarios conciertos acompañado por la Orquesta de Joe Guercio, continuados por giras por todo el país.
Sus sencillos, como “Kentucky Rain”, “The wonder of you”, “I’ve lost you” o “I really don’t want to know” era buenas piezas enaltecidas por la enorme habilidad como vocalista de Elvis, pero no podían compararse a pretéritos esfuerzos de su discografía. Su último gran tema fue la sensacional “Burning Love”, publicado en septiembre de 1972.

Un año antes, su mujer Priscilla se había enamorado de su profesor de kárate, un tipo llamado Mike Stone. Se separarían amistosamente en 1971 y conseguirían el divorcio en 1973.
En 1972 Elvis inició una relación con Linda Thompson, ganadora del concurso de belleza Miss Tennessee el mismo año en que empezaron a salir juntos.
Por esa época, comenzó a abusar de las drogas y a comer en abundancia, lo que cambió la imagen del esbelto Elvis de los 50 al casi obeso Elvis de los 70.
Rompió con Linda en 1976 e inició otra relación, ahora con Ginger Alden, una joven de 19 años que era hermana de Miss Tennessee 1976, Terry Alden, a la que en principio quería conocer El Rey, para posteriormente quedar prendado de su hermana.
El 16 de agosto de 1977, Elvis Presley fue encontrado por Ginger muerto en un cuarto de baño de Graceland, cuando habían fijado ya la fecha (el día de Navidad de ese mismo año) para su próximo enlace matrimonial.
Un ataque al corazón derivado del alto consumo de barbitúricos fue la causa de la desaparición de la figura más grande que ha conocido y conocerá el rock’n’roll. Tenía 42 años.


Anuncios

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

.

El desabrido aquelarre eléctrico conseguido por Neil Young y los Crazy Horse, con la distorsión y la suciedad sónica en primer término de su histórica instrumentación, ha proporcionado alguno de los mejores momentos en la discografía del rockero canadiense, con títulos ineludibles como “Everybody knows this is knowere”, “Zuma”, “Rust never sleeps” o “Ragged Glory”, trabajos que ponen de manifiesto la importancia de la presencia de la banda californiana para que el maestro pueda edificar sus trabajos más ásperos y contundentes.
Al margen de su asociación con Young, los Crazy Horse, con Danny Whitten al frente, grabarían un fantástico Lp debut, imprescindible en la colección de discos del melómano con pedigrí.

Los Crazy Horse derivan del grupo de los años 60 Danny & The Memories, formación de doo wop que estaba compuesta por los vocalistas Danny Whitten (nacido el 8 de mayo de 1943 en Columbus) y Billy Talbot (nacido el 23 de octubre de 1943 en Nueva York), a quienes se les uniría Ralph Molina (nacido el 22 de junio de 1943 en Puerto Rico).
A mediados de los años 60 añadieron instrumentos a la formación y se hicieron llamar Psyrcle antes de convertirse en The Rockets en 1967, con Whitten y los hermanos Leon y George Whitsell a la guitarra y voz, Talbot al bajo, Molina a la batería y Bobby Notkoff en el violín eléctrico.

En 1968 los Rockets, asentados en la ciudad de Los Angeles, consiguieron debutar en disco con el Lp “The Rockets” (1968), un disco con pop, psicodelia y folk-rock producido por Barry Goldberg que fue publicado en el sello White Whale. El single de presentación sería “Hole in my pocket”, un tema escrito por Whitten, quien junto a los hermanos Whitsell se reveló como el principal compositor y líder del grupo.
Los Rockets se convertirían en Crazy Horse cuando Whitten, Talbot y Molina coincidieron con Neil Young, colaborando por primera vez en el magnífico “Everybody this is nowhere” (1969), álbum en el cual incluían un particular “Running Dry (Requiem for the Rockets)”, canción en la cual aparecía Notkoff interpretando su violín.
En el excepcional disco de Neil “After The Gold Rush” (1970), los Crazy Horse participaron acompañados también por Jack Nitzsche, Nils Lofgren, Stephen Stills y Greg Reeves.

Lofgren y Nitzsche, junto a Ry Cooder, colaboraron en el debut en solitario sin Young (y sin contar el disco de los Rockets) del grupo, “Crazy Horse” (1971), una obra maestra que incluía cortes escritos por Whitten y otros temas que llevaban la autoría de Nitzsche (también productor del álbum junto a Bruce Botnik), Lofgren y Young, quien compondrían “Dance, Dance, Dance” y, en colaboración con Danny, “Downtown”.

Otras de las joyas de Whitten en el disco, un compositor verdaderamente infalible, son “Look at all the things”, “Dirty Dirty”, “I’ll get by” o “I don’t want to talk about it”, versionada posteriormente por Rod Stewart y las Indigo Girls. Lofgren aporta los temas más rockeros del disco, como “Beggars Day” o “Nobody”.
Lamentablemente el talentoso Whitten, alma mater de los Crazy Horse, se enchancharía al alcohol y a la heroína, fallecería de sobredosis el 18 de noviembre de 1972, poco tiempo después de ser despedido por los Crazy Horse al no poder rendir a causa de su adicción.

Neil homenajería a Danny al utilizar el tema “Downtown” en su Lp “Tonight is the night”. Antes ya había centrado en su persona su tema de Harvest “The needle and the damage done”.

El segundo Lp de los Crazy Horse, “Loose” (1972), inferior al previo, sufrió de la ausencia clave de Whitten, incorporándose a las guitarras Greg Leroy y el ex Rockets George Whitsell y al teclado John Blanton, trío de compositores de un disco con temas como “Try”, “Fairweather friend”, “One thing I love” o “You won’t miss me”.
También publicaron “At Crooked Lake” (1972), ahora con la añadidura de los hermanos Michael y Rick Curtis y la participación de Bobby Notkoff. Estos discos menores no podían compararse a su primer álbum con Whitten, el legado más importante del grupo sin Neil Young.

En 1975 Neil volvió a acreditarse junto a Crazy Horse otro de sus discos, el clásico “Zuma”, aunque previamente los miembros de la banda ya habían colaborado con trabajos como “On the beach” o “Tonight is the night”.
En “Zuma” ya aparecía el nuevo miembro del grupo, el guitarrista Frank “Poncho” Sampedro.
“Crazy Moon” (1978) fue el cuarto álbum de la banda y el primero, sin contar un tema (el tema cuasi bubblegum “It’s a mistake”) de los Rockets en el primer disco, en el cual se atrevían a componer, junto a Sampedro, Billy Talbot y Ralph Molina. El resultado, con canciones como “Thunder and Lightning” o , fue bien recibido por la crítica americana. Sampedro, Talbot y Molina volvieron a ser acreditados a finales de los años 70 y toda la década de los 80 en “Rust never sleeps” (1979), “Live Rust” (1979), “Re-Ac-Tor” (1981) y “Life” (1987), apareciendo varios de sus componentes en varios de los otros proyectos de la etapa más experimental de Young.
En 1989, sin Sampedro y con la añadidura de los guitarristas Matt Piucci y Sonny Mone, apareció el último disco de los Crazy Horse, “Left for Dead” (1989), un álbum poco destacado que pasó bastante inadvertido en las tiendas de discos.
En 1990 los Crazy Horse volvieron a ser reclutados, de nuevo con Frank Sampedro, por Neil Young para que le acompañasen instrumentalmente en “Ragged Glory” (1990), uno de los mejores trabajos del rockero canadiense. Con posterioridad aparecerían los directos “Weld” (1991) y “Arc” (1991).
Los últimos trabajos de Young con los Crazy Horse fueron “Sleeps with angels” (1994), “Broken Arrow” (1996), el álbum en vivo “Year of the horse” (1997) y “Greendale” (2004).

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

.

La banda estadounidense Black Crowes no es que brille por su inventiva en sonidos, pero graban buenos discos y ofrecen buenos directos, que es de lo que se trata.

Su música está anclada permanentemente en finales de los años 60 y sobre todo, las pautas clásicas del rock de inicios de los años 70, con fijación por los Rolling Stones del “Exile on main street”, “Sticky Fingers”, “Let it bleed” o “Beggars Banquet”, los Faces de Rod Stewart del “Long Player” o el “A nod is as good as a wink…to a blind horse”, o los Humble Pie del “Town and Country”. También beben con profusión del southern rock clásico de bandas como Allman Brothers o Lynyrd Skynyrd. Estas formaciones y discos están englobados en una época en las cuales la psicodelia se comenzaba a dejar de lado para comulgar un brioso y bravucón rock’n’roll con las músicas más enraizadas en la tradición popular americana, el blues, el soul, el folk, el country o el gospel.

Sus obras no resultan nada nuevas ni originales pero su habilidad para crear una intensa interacción instrumental y su actitud en escena los emparienta con alguna de las ofertas más importantes del período, grabando discos que festejan la energía y la esencia del rock atemporal.

El corazón del grupo, formado en la ciudad de Atlanta a mediados de los años 80 bajo el primer nombre de Mr. Crowe’s Garden, se encuentra en los hermanos Robinson, Chris (nacido el 20 de diciembre de 1966), cantante, y Rich (nacido el 24 de mayo de 1969), guitarrista.
Ambos se vieron inmersos en los sonidos sureños por su padre, un músico profesional que llegó a sonar en el Grand Ole Opry. En su primera encarnación la banda fue completada por el guitarra Jeff Cease, el bajista Johnny Colt y el batería Steve Gorman.

“Shake your money maker” (1990) fue su fenomenal Lp debut en American Records, un disco presentado con el single “Jealous Again”, una estupenda canción que recordaba al “Tumbling Dice” de los Stones y que contenía un pegadizo estribillo, un contagioso ritmo boogie y un aroma honky tonk.
Esta herencia de los Stones y Faces se veía amplificada con una gran versión del tema de Otis Redding “Hard to handle”, canción que sirvió para concederles la fama en el mainstream al conseguir excelentes ventas y aparecer en puestos altos en las listas rock del Billboard.

El Lp, producido por George Drakoulias y con los teclados del miembro de los Allman Brothers y colaborador de los Stones, Chuck Leavell, también lograría resultados comerciales importantes (número 4), confirmando que su música aferrada al rock de raíces continuaba atrayendo a miles de personas en todo el mundo.
“She talks to angels”, una balada acústica que narraba una historia de adicción a las drogas y el tema que abre el álbum, “Twice as hard”, corte rockero de herencia Led Zeppelin, son otras de las piezas más destacadas de este primer álbum.

Para su segundo álbum, “The Southern Harmony and Musical Companion” (1992), el grupo cambió de guitarrista, abandonando Cease e incorporandose a la formación el guitarra Marc Ford y el teclista Eddie Harsch, quienes ayudaron, con el añadido de unos coros femeninos que enriquecían el conjunto del disco, a propagar el sonido de su primer y satisfactorio álbum.
El disco, uno de las cimas de su carrera, alcanzó el número 1 en el Billboard gracias a exitosos cortes que derrochaban su sustancial southern rock, con piezas que concuerdan rock, blues, soul, country… como en la fantástica “Remedy”, la balada “Thorn in my pride”, “Sting me”, con el glorioso acompañamiento soulero de las voces femeninas, o “Southern Salvation”, una estimable pieza blues-rock que parece estar cantada por Rod Stewart.

Con esta grabación los Black Crowes se erigieron como uno de los grupos punteros del rock’n’roll de comienzos de década gracias a su vibrante sonido y su contundente directo con momentos para largas jam.
En el Lp, producido de nuevo por el competente Drakoulias, incluían también el tema “Time will tell”, una versión de Bob Marley que sobraba en el álbum.

“Amorica” (1994), producido por Jack Puig, volvía a reincidir en sus tradiciones y especialmente en los ecos de los Rolling Stones y Faces, que resonaban durante toda su travesía. “Gone”, iniciado con una percusión latina que rememora los inicios del “Sympathy for the devil” antes de atacar con un afilado riff guitarrero y una expresión vocal anclada en el soul, el country-rock de primer nivel en “Wiser time”, el cimbreante rock de penetrante riff de “A conspiracy”, o la excelente “She gave good sunflowers”, una joya con una absorbente sinergia entre todos los instrumentos, en especial las guitarras y el teclado, son los mejores momentos de un Lp (número 11) de controvertida portada.

Dos años después llegaría “Three snakes & one charm” (1996), otro disco (número 15) sin sorpresas en su habitual basamento southern rock, con unas composiciones menos inspiradas que sus anteriores trabajos y un sonido más pulido. Algunos de sus mejores cortes son la balada “Good Friday” o “Blackberry”, un tema que sigue el mismo patrón rockero que sus momentos más destacados en previos discos.
Después de este álbum, el guitarra líder Marc Ford, parte muy importante en el éxito de su sonido, sería despedido del grupo en 1997 por su excesivo consumo de drogas. Un año más tarde el que dejó el grupo fue el bajista Johnny Colt, quien sería sustituido por Sven Pipien.

En 1999 ficharon por Columbia publicando en este sello “By your side” (1999), un dinámico disco de clásico rock’n’roll (número 26) producido por Kevin Shirley (Aerosmith o Dream Theater) en el cual mostraban un apego cada vez mayor por Led Zeppelin sin desdeñar sus inmutables raíces Faces/Stones/Humble Pie.
Cortes hard-rock como “Kickin’ my heart around”, “Horsehead”, la frenética “Go faster” o la canción homónima, que vuelve a recordar al “Tumbling Dice” stoniano, son varios de los pasajes más intensos de este Lp.

Un año después aparecería el directo “Jimmy Page and The Black Crowes. Live at The Greek” (2000), obra que recogía sus actuaciones previas junto al líder de Led Zeppelin y que contenía mayoritariamente versiones de temas clásicos de la seminal banda británica.
En el años 2000 el frontman Chris Robinson se casó con la actriz Kate Hudson (“Casi Famosos”) y los Black Crowes publicaron un recopilatorio titulado “A tribute to a work in progress: Greatest Hits 1990-1999” (2000).

Tras Columbia el grupo firmó un contrato con V2 y publicó “Lions” (2001), un álbum (número 20) producido por Don Was (B-52’s, Rolling Stones o Iggy Pop) que, experimentando con disposiciones más modernas sin malograr sus fundamentos básicos y con algún semblante psicodélico, contenía cortes como el fabuloso “Lickin’”, vibrante pieza rock-funk de pirotecnica guitarrera, “Midnight from the inside out”, un corte muy similar a los compuesto por la pareja Page/Plant, “Cosmic Friends”, curioso tema con un caótico pero atractivo ensamble entre la guitarra, el piano y una retumbante batería desarrollado después con un clásico tratamiento hardrockero a lo Led Zeppelin, o “Soul Singing”, tema en donde se expone a las claras sus ascendencias sónicas, con la música negra como base esencial y en este caso, el gospel como uno de sus recurrentes sostenes.

Poco después de la grabación de este disco, tras girar con Oasis y publicar el directo “Live” (20002), el grupo dijo que se tomaba un respiro cesando sus actividades como conjunto.

Chris Robinson publicaría su primer disco en solitario titulado “New Earth Mud” (2002).

En el año 2005, los hermanos Robinson volvieron a girar como Black Crowes.
Tres años más tarde editaron el disco en estudio “Warpaint” (2008), un trabajo que contó con la colaboración en la producción de Paul Stacey.

Más tarde apareció “Before The Frost…” (2009), un álbum que venía acompañado por un disco en Internet titulado “…Until The Freeze”.

Read Full Post »