Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘POP PUNK’

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

.

Una serie de amigos universitarios de Cardiff, Gales, formaron este conjunto pop de nombre en español. Al estilo de los Ramones, Aleksandra, Ellen, Garreth, Harriet, Neil, Ollie y Tom se añadieron como apellido artístico el nombre del grupo y comenzaron a actuar en directo y a grabar sus primeras canciones en el año 2006 con un rítmico sonido tan deudor del noise pop como de la new wave, el pop punk o el post-punk.

Autopromocionados en Internet, el grupo llamó la atención de la prensa británica y pronto se convirtió en una de las nuevas sensaciones del indie pop de su país gracias a singles como “Don’t Tell Me To Do The Math(s)” y “We Throw Parties, You Throw Knives”.

Estas canciones se incluyeron en su álbum debut, “Hold On Now, Youngster…” (2008), disco editado en Wichita Recordings que contó con la producción de David Newfeld.

El mismo año publicaron otro álbum, “We Are Beautiful, We Are Doomed” (2008), un trabajo con sonido dance-rock similar a su primer disco que fue producido por John Goodmanson (colaborador de bandas como Bikini Kill, Nada Surf o Sepultura) y que contiene canciones como “Miserabilia” o “Ways To Make It Through The Wall”.

Su tercer trabajo en estudio es “Romance Is Boring” (2009), un disco en el que vuelven a ser asistidos técnicamente por Goodmanson y que fue presentado con los singles “These Are Listed Building” y “Romance Is Boring”.

Anuncios

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los tres componentes de la banda, Matthew Murphy, Dan Haggis y Tord Øverland-Knudsen (éste último de origen noruego), se conocieron en el Paul McCartney’s Liverpool Institute for Performing Arts (LIPA). Lo especial de cada uno de ellos y su infinito sentido del humor, les llevó a formar una banda que al principio no tenia nombre. Así que durante un tiempo Murphy y Dan empezaron a llamar Wombo el uno al otro. De este peculiar modo surgirá el nombre The Wombat que acabará derivando en The Wombats.

Ya tenían nombre, y Liverpool no tardó en tomarse en serio al grupo. Sus conciertos intercalaban intros a cappella o monólogos entre canciones, así que es fácil llegar a imaginarse lo surrealistas que podían llegar a ser sus giras. Más tarde, el LIPA los seleccionó para tocar ante 20.000 personas en el Midi Festival de Beijing (Pekín, China). Y todavía se hicieron más grandes cuando les invitaron a actuar en la Canadian Music Week.

De nuevo en Liverpool, montaban una fiesta semanal en un club, donde podían tocar con regularidad y mejor sus composiciones. Un sello se fijó en ellos tras los siete Eps que la banda se había autofinanciado. El sello comprobó que tenían una estupenda colección de canciones y ahí empezó su nueva etapa, donde se dieron a conocer en toda la nación indie, teloneando a los mismísimos Kaiser Chiefs y Babyshambles.


Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Liderados por el hábil compositor, cantante y guitarrista Rivers Cuomo, Weezer son una de las bandas más interesantes del panorama musical estadounidense. Estableciendo como cimiento una emocional simbiosis entre energía punk, espontaneidad y aspereza garajera y perfecta melodía pop, la banda angelina bebe de fuentes tan diversas como Pixies, Cheap Trick, Ramones, KISS, They Might Be Giants, Big Star, The Cars o Sonic Youth para escribir crujientes piezas de pop-rock alternativo, garage-rock, power-pop o punk-pop, con disparejas disposiciones líricas, que viajan desde la introspección sentimental de triste gradación hasta el cinismo vital o la exposición humorística con diversas referencias lúdicas, siempre bajo la perspectiva del inadaptado y perdedor, como así se define Rivers, uno de los nombres clave del geek rock.

El grupo Weezer se crea en la ciudad de Los Angeles. Rivers Cuomo (nacido el 13 de junio de 1970 en Yogaville, Connecticut) acudió a cursar sus estudios universitarios en la gran capital californiana abandonando su pequeña localidad natal, en donde acostumbraba a escuchar discos de bandas de heavy metal y grupos post-punk.
En L.A., Cuomo formaría en 1992 la banda Weezer junto al guitarra rítmico Brian Bell (quien había reemplazado a Jason Cropper), al bajista Matt Sharp y al batería Pat Wilson. Después de girar durante más de un año por la ciudad angelina y enviar demos a diferentes sellos discográficos, la banda sería contratada por Geffen Records para la grabación en Nueva York de su primer Lp bajo la batuta del productor Ric Ocasek, ex lider del grupo The Cars.

Ocasek compactó de manera magistral la distorsión garajera y la pujanza punk con la melodía pop en el disco homónimo “Weezer” (1994), conocido también como “The Blue Album” por su portada azulada. Impulsados por singles como el pixiano “Undone (The Sweater Song)” o “Buddy Holly” (un tributo a la mítica figura del rock) e inteligentes videos dirigidos por Spike Jonze, Weezer consiguieron ventas extraordinarias para un álbum debut compuesto de diez notables temas punk-pop y power-pop, entre ellos, los brillantes “No one else”, “In the garage” o las citadas “Buddy Holly” y “Undone (The Sweater Song)”, piezas repletas de potencia, espontaneidad, melodía, armonías, perspicacia lírica y estribillos contagiosos.

Después de este triunfal disco, Rivers Cuomo decidió retomar sus estudios universitarios y se desplazó a Boston para matricularse en la prestigiosa Universidad de Harvard. Al mismo tiempo los demás miembros iniciaron proyectos paralelos.
Matt Sharp y Pat Wilson crearon la banda alternativa The Rentals y Brian Bell crearía el grupo de pop independiente The Space Twins.

En 1996 Weezer grabaron su segundo y sensacional disco, “Pinkerton”, un álbum autoproducido de marcado carácter intimista y gradación pesarosa, mucho más experimental y áspero que su primer Lp, con guitarras de mayor estridencia, letras de mayor calado emocional e instrumentación más potente. Las melodías continuaban siendo de primer nivel, en base a la expresión máxima de las afligidas sensaciones de su líder compositor, Cuomo.

El álbum, uno de los mejores exponentes del denominado “Emo Rock”, es una de las cumbres de su carrera que sin embargo no consiguió los elevados resultados comerciales de su predecesor, debido a la menor comercialidad de sus espléndidos temas y a la elección de una de sus piezas menas atractivas (“El Scorcho”) como primer sencillo. “Tired of sex”, “Why bother?”, “Across the sea”, “The good life” o “Pink triangle” son algunos de sus cortes más destacados.

Después de este trabajo el bajista Matt Sharp, encargado de las armonías con Cuomo, dejó el grupo para centrarse con The Rentals. El encargado de sustituirlo en Weezer sería Mickey Welsh.

Cuando parecía que la banda había desaparecido del mapa musical y sus miembros se encontraban ocupados en diversos quehaceres al margen del grupo (Wilson creó Special Goodness), Weezer retornaron en el año 2001 con otro disco homónimo, “Weezer” (2001), llamado “The Green Album” a causa de su portada verde.

Producidos de nuevo por Ric Ocasek, el disco resultaba menos acerado que “Pinkerton” a pesar de conservar el vigoroso trabajo guitarrero en combinación con su habilidad melódica. “Hash Pipe”, uno de los cortes más potentes y rockeros del álbum, sería su primer y exitoso single. Fue continuado por “Island in the sun”, una de las piezas más genuinamente pop de toda su carrera y “Photograph”, corte punk-pop a lo Ramones.

El álbum, de nuevo solamente formado por diez canciones (y la mayoría de menos de 3 minutos), es una maravilla, con composiciones pegadizas y briosas. “Crab”, “Knock-Down Drag-Out”, “Smile”, “Simple pages”, “Glorious day” u “O Girlfriend” son excelentes temas de un álbum casi perfecto, que ponían de manifiesto la sobresaliente capacidad de su máximo adalid, Rivers Cuomo.

Su cuarto álbum fue “Maladroit” (2002), un Lp en el cual no contaron con el trabajo técnico de Ocasek, quien suele acentuar la faceta melódica del grupo, fue co-producido por Rod Cervera, miembro de los Rentals.
Con explosivos riffs de guitarras a lo Kiss, energía y crudeza instrumental, grandes melodías y líricas minimalistas, “Maladroit” resultó ser otro imprescindible larga duración con fantásticos temas como “American Gigolo”, “December”, “Take control”, “Dope Nose”, “Keep Fishin’”, “Slob”, “Space Rock”, “Slave” y gozosas travesías de rock alternativo, power-pop, emo rock, garaje y punk-pop.

Con producción de Rick Rubin Weezer editaron su disco “Make believe” (2005), álbum presentado con el single “Beverly Hills”.

Dos años después Rivers Cuomo debutó con una recopilación de demos en “Alone: The Home Recordings of Rivers Cuomo” (2007).

“Raditude” (2009) fue el séptimo trabajo en estudio del grupo, un disco que incluía el single “(If You’re Wondering If I Want You To) I Want You To”. Un año después publicaron “Hurley” (2010).

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde Irlanda del Norte llegaron That Petrol Emotion, un grupo en el que se encontraban dos antiguos componentes (y hermanos) de la banda de punk-pop The Undertones, el guitarrista Sean O’Neill y el bajista Damian O’Neill.
Junto a ellos estaban el cantante Steve Mack, el guitarra Reámann O’Gormain y el batería Ciaran McLaughlin.

“Manic Pop Thrill” (1986), un estupendo trabajo con lugar para el pop intrincado y delicado y/o el garage-punk bullicioso, significadas ambas vertientes manera plausible en su alto nivel melódico, con letras de contenido social y creativas guitarras dominando la instrumentación, en canciones como “Fleshprint” o “Natural Kind of Joy”.

El disco estaba producido por Hugh Jones, quien había trabajado previamente con los Echo & The Bunnymen o los propios Undertones.

Los subestimados That Petrol Emotion editarían después de su debut el LP “Babble” (1987), disco producido por Roli Mosimann (miembro de Swans) y abierto con la garajera“Swamp”. Es uno de los trabajos clave de su discografía, con cortes como “Spin Cycle” o la pieza de cetrina atmosfera “For What It’s Worth”.

Al año siguiente editaron “End of the Millennium Psychosis Blue” (1988), un trabajo que supuso el final de la participación de Sean O’Neill en That Petrol Emotion. Su hermano se ocuparía de la guitarra y entraría en la banda el bajista John Marchini. Más tarde tocaría en el grupo el bajista Brendan Kelly. Sus últimos discos fueron “Chemicrazy” (1990) y “Fireproof” (1994).

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los galeses Super Furry Animals se convirtieron a mediados de los 90 en uno de los grupos referencia de la música alternativa británica, principalmente por su heterogénea y abierta confluencia sónica, lo que enriquecía en texturas sus valiosos discos.

Tanto poseen influencias de los genios de la melodía 60’s como Beatles, Beach Boys o Kinks, recogiendo también pautas lisérgicas del final del período, intrincados y exuberantes arreglos vocales e instrumentales, enfoque arty de la composición, y un combinado de sonidos pegadizos, debido a su sentido melódico de la escritura, que amalgaman punk-pop, power pop, psicodelia, art-rock, glam-rock, pop orquestal o algún que otro elemento electrónico puntual, con influencias de los citados Beatles, Kinks o Beach Boys (a los que eligieron en su disco de influencias su tema “Feel Flows”) más otros tan eclécticos como su música, entre otros T. Rex, Bowie, Beach Boys, la E.L.O. (eligieron en el mentado disco “Telephone Line”), Andrew L. Oldham, Serge Gainsbourg o Pink Floyd.

El grupo está conformado por el cantante y guitarrista Gruff Rhys (ex componente de Emily y Ffa Coffi Pawb), el guitarra y vocalista Huw Bunford, al que llaman Bunf, el bajista Guto Pryce, el batería Dafydd Ieuan y el teclista Cian Ciaran.

A comienzos de los años 90 y en Cardiff el quinteto, producidos por Gorwell Owen y cantando en sus orígenes exclusivamente en galés, comenzó a ganarse a la audiencia local al actuar en vivo y grabar varios EPs independientes en Ankst Records, entre ellos el de bonito y corto nombre “Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyndrobwl” (1995), vamos, para recitarlo de memoria antes de irse a la cama, y “Moog Droog” (1995), éste más asequible.
Como cantando en galés no podían comerse demasiadas roscas a no ser en su lugar natal Gruff y sus chicos decidieron cantar en inglés para así abarcar un espectro de público más amplio. Y todo mucho más cuando fueron tentados por Creation. No, que la gente pervierte sus orígenes por un plato de lentejas. Pero bueno, este cambio fue mucho mejor para todos ya que comenzaron a grabar discos bastante interesantes.

El primer disco es una maravilla, con delicias psicodélicas, melodías, armonías, arreglos suntuosos, fuerza y complejas y sofisticadas disposiciones sonoras. “Fuzzy Logic” (1996).
Con producción de Gorwell Owen y temas tan conocidos como “God! Show me the magic”, punk pop enérgico con gotas de glam-rock bolaniano y estribillo pegadizo, “Something 4 the weekend”, tema intenso de lúcidas variantes melódicas, “If you don’t want me to destroy you”, pop de guitarras con influjos de Ray Davies, o “Hometown unicorn”, pieza psicodélica que mezcla a Jeff Lynne con los Beatles.
El disco fue recibido con júbilo por la crítica británica y la verdad es que no era para menos.

El segundo LP no se hizo esperar. Al año siguiente de su debut apareció “Radiator” (1997). Retienen su querencia por composiciones de contagiosas melodías con texturas eclécticas y escriben agradables canciones como “The international Language of Screaming” o la estupenda balada acústica “Demons”, con influencia de David Bowie.

En “Guerrilla” (1999) colaboran con los High Llamas, fanáticos éstos de Brian Wilson, en el tema “The Turning Tide”. Es un disco ecléctico, con gusto por la electrónica, aunque sometido a la busca melódica, como es norma en los Super Furry Animals, quienes incluyen un tema calypso, “Northern Lites”, o la rockera “Do or die”.

Más tarde grabaron completamente en galés “Mwng” (2000), un más que aceptable trabajo neopsicodélico, y “Rings around the world” (2001), disco con temas como “Juxtaposed with U”, con vocoder y toques soul, “It’s not the end of the world”, o “(Drawing) Rings around the world”, casi un tributo a la ELO. En la grabación aparecían como invitados Paul McCartney o John Cale, el ex Velvet Undeground que tocaba el piano.

“Phantom Power” (2003), un disco con producción de Mario Caldato, contenía temas como “Golden Retriever”, uno de sus mejores cortes, “The Piccolo Snare”, “Slow Life”, tema electro-pop, o la balada “Hello Sunshine” principada con una voz femenina y proseguida en relajadas armonías vocales a lo Beatles o Teenage Fanclub.

Su séptimo álbum es”Love Kraft” (2005), disco con temas como “Zoom!”, “Atomik Lust” o “Lazer beam”, el single que presentó el disco.

Más tarde apareció “Hey Venus!” (2007), trabajo que contiene el single “Show Your Hands”, y “Dark Days / Light Years” (2009).

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Shonen Knife es un trío femenino japonés procedente de Osaka cuyo sonido pop punk traspasó las fronteras niponas a causa de las alabanzas procedentes de gente como Kurt Cobain, los hermanos McDonald de Redd Kross o Thurston Moore, el miembro de Sonic Youth.

El terceto, compuesto originariamente por la cantante y guitarrista Naoko Yamano, la cantante y bajista Michie Nakatani y la batería y bajista, hermana de Naoko, Atsuko Yamano (con formación en diseño de modas), comenzó su andanza musical a comienzos de los años 80 con influencias del pop de los años 60, el bubblegum punk de los Ramones y el hard rock de los 70. Algunos de sus confesos grupos favoritos, además de los Ramones, son los Beatles, Black Sabbath, Buzzcocks, KISS o Strawberry Alarm Clock.

En la década de los 80 Shonen Knife grabaron sus primeros álbums, discos editados en su país natal que no encontraron demasiada resonancia fuera de Japón al margen de su seguimiento de culto.
Algunos de estos discos, en donde cruzaban el pop 60’s con el bubblegum punk ramoniano, fueron “Minna Tanoshiku” (1982), “Burning Farm” (1983), “Yama-no Attchan” (1984) o “Pretty Little Baka Guy” (1986).

Las loas a su música de Thurston Moore o los hermanos McDonald lograron que las Shonen Knife ensancharan su audiencia internacional y pudieran publicar en los Estados Unidos “Shonen Knife” (1990), disco que recopilaba sus álbums previos “Burning Farm” y “Yama-no Attchan”.
Al año siguiente editaron “712” (1991), disco pop punk que cosechó un notable recibimiento crítico y que incluía una versión del “Rain” de los Beatles.

Otros álbums publicados por Shonen Knife en la década de los 90 fueron “Let’s Knife” (1993) y “Rock Animals” (1994), disco en donde colaboraba Thurston Moore, “Brand New Knife” (1997) y “Happy Hour” (1998), álbum en donde versionaban el tema de los Monkees “Daydream Believer” y en donde contaban con el apoyo vocal del grupo Presidents Of The United States Of America.

Al margen de a los Beatles y a los Monkees, las Shonen Knife han versionado a los Kinks (“Till The End Of The Day”), a los Ramones (“I Wanna Be Sedated”, “Suzy Is A Headbanger”), a las Runaways (“Cherry Bomb”), a Burt Bacharach y Hal David vía B. J. Thomas (“Raindrops Keep Falling On My Head”) o a los Carpenters (“Top Of The World”).

Después de “Happy Hour”, la bajista y vocalista Michie Nakatani dejó el grupo. Atsuko se ocupó también de las cuatro cuerdas en “Strawberry Sound” (2000) antes de la llegada al grupo de la batería Mana Nishiura, quien toca en “Heavy Songs” (2002) y “Candy Rock” (2003).
Nishiura abandonó la formación tras ese disco y fue reemplazada por Etsuko Nakanishi, ex componente de Pink Panda.

Despues de Genki Shock! (2006) Atsuko Yamano también dejó el grupo, permaneciendo como único miembro original la cantante y guitarrista su hermana Naoko. Ritsuko Kaneda se incorporaría posteriormente a las Shonen Knife.

Sus últimos trabajos discográficos son “Fun! Fun! Fun!” (2007), “Supergroup” (2008), en donde incluían una versión del “Jet” de Paul McCartney y los Wings, y “Free Time” (2010).

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Uno de los grandes y desconocidos talentos del pop independiente y el power pop actual es Tim Boykin, un maestro en la amalgama entre melodía Beatles, folk-rock Byrds, armonías Beach Boys, potencia punk-pop de bandas como Ramones o Cheap Trick y guiños al bubblegum y al garage-rock 60’s.
Boykin, natural de Birmingham, localidad del estado norteamericano de Alabama, compositor, cantante y guitarra líder, formó equipo musical con el guitarrista rítmico Bryan Price, el bajista Buddy Banks y el batería Jesse Diego Suttle para crear The Shame Idols a mediados de la década de los 90 después de la ruptura de su anterior grupo, Carnival Season.

Gracias a la mediación de uno de sus reconocidos fans, el miembro de los Young Fresh Fellows, Scott McCaughey, firmaron con el sello Frontier y debutaron con el Lp “I got time” (1995), fenomenal disco con portada dibujada por el californiano Jaime Hernández (de ascendencia mexicana), creador de la revista “Love & Rockets”.
Con producción de Conrad Uno (colaborador de bandas como Mudhoney o los propios Young Fresh Fellows), el disco es una maravilla que exhala sudorosa energía derivada de su pujanza sonora, melodías perfectas, armonías y estribillos pegadizos, con temas espléndidos, como “Superman”, “I got time”, “Impossible”, “Probably safe” o “Pretty baby”.

“I got time” fue un gran álbum continuado por otro magistral trabajo, “Rocket Cat” (1997), de superior calado que el anterior al ofrecer un muestrario de texturas más ricas, menos enérgico que el primero pero con mayor incisión 60’s en la composición de Boykin y un sonido más pulido.

La producción volvió a correr de parte de Conrad Uno y el dibujo de la portada fue de nuevo obra de Jaime Hernández.

La falta de éxito comercial acabó con la banda, que tras “Rocket Cat” terminaría desapareciendo. Tras el fin del grupo, Tim Boykin formaría Lolas, una banda power-pop completada por el bajista Walon Smith (ex Wilton Playboys) y el batería Mark Reynolds, quien ya había estado previamente con Boykin en Carnival Season.
En Jam Records publicaron su Lp debut, “Ballerina Breakout” (1999), notable álbum que mostraba la gran capacidad de Boykin para crear atemporales canciones de inspiración 60’s y power-pop 70’s, con los Raspberries, Records y los Shoes como principal referencia.

Su segundo álbum sería “Silver Dollar Sunday” (2001), un magistral disco producido por el propio Tim Boykin (como el anterior de las Lolas) en donde se vuelve a desplegar un tratado de cómo realizar un Lp repleto de píldoras pop de adictivo consumo, en su combinación de influencias sonoras, desde la Invasión Británica de los Beatles, Searchers, Hollies y compañía, al bubblegum perpretado por la pareja Kasenetz/Katz con Ohio Express o los Archies de Don Kirshner, las armonías byrdsianas, la dulce pujanza en los estribillos de The Records o The Raspberries, la vocalidad del Francis Rossi de la época del “Picturesque Matchstikable…” o la urgencia puntual de los Ramones.

Incluso presentan un tributo a los Who del “Sell out” con Radio Dios o los primeros Beatles y Byrds con “The only people in the world”, por no hablar de la sublime “You and me”, una composición que suena como si en el estudio hubiesen coincidido junto a Boykin, Phil Spector, Brian Wilson y Jeff Lynne, “I can’t stand”, rítmica pieza que auna a los Records y los Hollies.
Parte importante de las composiciones de Lolas (y alguna de Shame Idols) pueden ser encontradas en el recopilatorio publicado por Snap Records, “Silver and gold” (2003), una compilación para comenzar a adentrarse en el poco inexplorado talento de Tim Boykin.

Un año después volvería al estudio para publicar su tercer disco como Lolas, “Something you oughta know” (2004), otra maravilla power-pop, con melodías irresistibles, armonías gloriosas, energía y sabor 60’s, con los Beatles, Searchers, Who y los Byrds en primer plano.

Algunos de sus mejores cortes son “They coming for you Barbara”, “Dana, The Chromium Girl”, “We’re coming down to the boathouse”, o “Something you oughta now”.

Su último disco es “Doctor Apache” (2006), un álbum con temas como “Me & Barbara Stanwyck” o “Eyes Eyes”.

Read Full Post »

Older Posts »