Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘roc’

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Uno de los grandes artífices de esto que Alan Freed bautizó como rock’n’roll. Autodenominado “el arquitecto del rock”, Little Richard fue de los primeros en incorporar al estilo una actitud de provocación con su llamativa imagen y su ardiente ejecución instrumental.
Su agresividad vocal y su belicosa manera de tocar el piano influyeron notablemente en multitud de formaciones y músicos posteriores, especialmente en los principales grupos de la Invasión Británica como los Beatles (las canciones más rockeras de los Beatles que interpreta Paul McCartney encontraban una clara ascendencia en el proceder de Little Richard) o los Rolling Stones, grupos punteros de los 60 que impulsaron a miles de jóvenes de todo el mundo a seguir sus pasos y provocar una explosión musical popular jamás vista hasta esos momentos.

Little Richard (cuyo nombre real era el de Richard Wayne Penniman) nació en el seno de una familia humilde el 5 de diciembre de 1935, en la localidad de Macon, ubicada en el estado de Georgia.
Era el tercero de doce hermanos, hijo de un sacerdote adventista que lo introdujo desde joven en el mundo del gospel, una de sus mayores influencias.
Richard comenzó a interesarse por el mundo de la música desde muy niño, cuando cataba en el coro de la iglesia de su padre y admiraba a cantantes de gospel como Mahalia Jackson, Sister Rosetta Tharpe o Brother Joe May.
Tambien se nutrió abundamente del R&B de Nueva Orleans, idolatrando a gente como Roy Brown o Billy Wright, este último sería la mayor influencia para su llamativa puesta en escena.
Otro personaje importante para el desarrollo de Little Richard fue Esquerita, un cantante muy parecido fisicamente a Penniman, que le enseñó a mejorar su técnica en el piano.
A comienzos de los años 50 inició su carrera musical sin mucho éxito, grabando varios temas de blues en RCA Victor tras ganar un concurso de jóvenes talentos en Atlanta. También actuaba en diversos clubes de blues como el Tick Tock Club.

Su fortuna cambiaría a mitad de década cuando Lloyd Price le recomendó que enviase unas demos a Speciality Records, quienes finalmente contrataron al joven músico.

En 1955 y con 19 años publicó “Tutti Frutti”, un enérgico single producido por Robert Bumps Blackwell que le catapultaría al éxito y que tambien grabaría de una manera mucho más cándida Pat Boone, quien también versionaría otro de los grandes clásicos de Richard, “Long tall Sally”.
Estos dos primeros sencillos fueron continuados durante toda la segunda mitad de los años 50 por temas como “Ript it up”, “Good Golly Miss Molly”, “Keep a Knockin'”, “Lucille” o “Jenny Jenny”, auténticos joyas del rock’n’roll que fueron versionadas con posterioridad por multitud de grupos y solistas.
Además de su éxito en vinilo, Little Richard apareció interpretando su música en dos películas, “Don’t knock the rock” (1956) de Fred S. Sears y “The girl can’t help it” (1956), una comedia dirigida por Frank Tashlin y protagonizado por Tom Ewell y la exuberante Jayne Mansfield.

En 1958 Little Richard sorprendió negativamente a sus seguidores cuando decidió abandonar la industria del rock en plena gira australiana, para dedicarse a predicar el evangelio y a estudiar en un seminario adventista de Atlanta.
Un año después y durante un período de tres solo grabaría, con la producción de Quincy Jones, Lps de música gospel, que no le proporciaron demasiado éxito.
La llegada al mundo de la música de los Beatles y los demás conjuntos ingleses, que adoraban la música soul de Motown y el rock’n’roll de Chuck Berry y Little Richard, provocó la vuelta de Penniman a sus sonidos pretéritos.

En 1962 realizó una gira triunfal por las Islas Británicas y poco después retornaría a los primeros puestos con “Bama Lama Bama Loo”.

Sus siguientes grabaciones (en algunas de las cuales tocó como músico de sesión Jimi Hendrix) no conseguirían los éxitos de ventas precedentes pero mantuvieron el nombre y prestigio de Little Richard, quien seguía llenando sus vibrantes conciertos, en donde la gente esperaba ansiosa la interpretación de sus inolvidables clásicos. “Freedom blues”, publicado en los años 70, fue uno de sus últimos singles de mayor impacto comercial.

Pasada la mitad de decenio regresó a ejercer de predicador y en 1986 ingresó en el Rock and Roll Hall of Fame y le dedicaron una estrella en el Hollywood Walk of Fame.
También volvió al cine con la película de Paul Mazursky “Un loco suelto en Hollywood” (1985), que protagonizaban Nick Nolte y Richard Dreyfuss.
Su legendaria figura es también requerida en múltiples programas de televisión, en donde da rienda suelta a su excéntrica personalidad, una personalidad que ha cimentado buena parte de las actitudes y esencias del mundo del rock’n’roll.

Read Full Post »