Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘SOUL POP’

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dan ganas de llorar (y de vomitar) cuando en la mass media actual, regidas generalmente por rebuznadores de primer nivel, se le llama soul o ¿¿¿R&B??? a músicas eméticas y rutinarias, sin feeling y sin enfoque, que degeneran los grandes sonidos atemporales de sellos históricos como Motown o Stax, sonidos que influenciaron de manera importante a los grandes nombres de la historia del rock, quienes siempre, con multitud de versiones, rendieron pleitesía a esta música inmortal.
Desde la ciudad de Detroit y en diciembre del año 1959 Berry Gordy Jr. creó una de las factorías más importantes que ha conocido la música popular, la Motown, con esenciales compositores que conjugaron como nadie en la historia el soul y el pop y que acercaron como nunca la esencial música negra a la audiencia blanca.
Para ello contaban con geniales compositores y productores como el propio Gordy, los grandísimos e impagables Brian Holland, Lamont Dozier y Eddie Holland, Marvin Gaye o Smokey Robinson y artistas como Four Tops, el propio Gaye, Smokey Robinson & The Miracles, Temptations, Martha Reeves & The Vandellas, Gladys Knight & The Pips, o las Supremes, uno de los mejores grupos femeninos de todos los tiempos y el de mayor éxito comercial.

Las Supremes eran un trío formado por Diana Ross (nacida con el nombre de Diane Earle el 26 de marzo de 1944 en Detroit), Florence Ballard (nacida el 30 de junio de 1943 en Rosetta) y Mary Wilson (nacida el 6 de marzo de 1944 en Greenville) que había iniciado su trayectoria como cuarteto en 1959, después de que Florence Ballard comenzase a colaborar puntualmente con The Primes (trío que derivaría en los futuros Temptations) y el mánager de éstos, Milton Jenkins, le propusiese la formación de un girl group, que Florence terminó completando con sus amigas Mary Wilson, Diana Ross y Betty McGlown. Se bautizarían en principio como The Primettes.
El grupo, con edades adolescentes, comenzó a actuar por diversos locales y a hacer audiciones en sellos locales con la intención de grabar su primer disco. Entre ellos la Motown. Fue Smokey Robinson el que recomendó las Primettes a Berry Gordy. Éste escuchó atentamente al grupo cantando el tema de los Drifters “There’s goes my baby” pero la corta edad de las muchachas y la poca singularidad de la interpretación provocaron un primer rechazo de Gordy.

El cuarteto, un tanto desmoralizado por no haber podido ingresar en el plantel de su sello favorito, sí que logró que Bob West, el propietario de Lupine Records, accediese a la grabación de su primer single, titulado “Tears of Sorrow”. Esta canción estaba cantada como voz principal por Diana Ross. La cara b “Pretty Baby” era interpretada por Mary Wilson.
El tema no encontró eco comercial y Betty decidió abandonar para centrarse en sus estudios. Su reemplazo fue Barbara Martin.
El sueño de entrar en la Motown se cumpliría a principio de 1961, no sin antes de que Berry Gordy decidiese cambiarles el nombre. Habían nacido The Supremes, un nombre sugerido por Ballard, quien había sido la responsable de la creación de la formación.
En esta primera etapa no existía jerarquía vocal en las Supremes, tanto cantaba en la voz principal Diana, como Mary o Florence, aunque los singles, formato clave en la época y en la Motown de los 60, eran preferentemente interpretados por Ross, quien poseía un atractivo pop superior a sus compañeras a pesar de ser todas estupendas vocalistas, quienes otorgaban un cariz sofisticado a unos estupendos temas de basamento romántico, que enlazaban inocencia, frescura, melodía, sentimiento y ritmo.

En abril de 1961 el grupo publicó su primer single en Motown, “I want a guy”, una canción escrita y producida por el propio Gordy, en compañía de Brian Holland y Freddie Gorman. El single fue continuado en 1962 por “Buttered Popcorn”, un tema de Gordy y Barney Ales cantado por Mary Wilson. Ninguna de las dos canciones consiguió un buen recibimiento en ventas, hecho poco halagueño que provocó la salida de Martin, dejando a las Supremes como trío.
“Your heart belongs to me”, tema escrito por Smokey Robinson, fue su primera entrada en el Billboard, llegando hasta el puesto 95. “Let me go the right way” (número 90), de Gordy, y “A breathtaking guy” (número 70), de Robinson, fueron el preludio de su primer éxito importante, “When the lovelight starts shining through his eyes” (número 23), canción que sería versionada por gente como Dusty Springfield o los Zombies.

Este fue el primer tema escrito para las Supremes por el memorable equipo de producción y composición integrado por Lamont Dozier y los hermanos Brian y Eddie Holland, toda una institución en la historia de la música moderna.
Con la supervisión de Berry Gordy, quien impulsó principalmente a partir de ese hit la figura líder de Diana Ross, en detrimento de Mary y Florence (y de otras voces femeninas de la Motown), y la genialidad del trío Holland/Dozier/Holland, las Supremes se convirtieron en una máquina de hacer éxitos, compitiendo en ese aspecto con los mismísimos Beatles.
En 1964, y estableciendo para la posterioridad una impresionante retahíla de clásicos, lograrían su primer número 1 con el elegante medio tiempo “Where did our love go”. La canción había sido rechazada con anterioridad por las Marvelettes.

Sus dos singles posteriores de 1964, todos escritos por Holland/Dozier/Holland, serían número 1 en el Billboard: “Baby Love” (también su primer número 1 en el Reino Unido) y “Come see about me”. Un año después alcanzaron lo más alto con “Stop! In the name of love”, “Back in my arms again” y “I hear a symphony”. En 1965 tuvieron menos fortuna con la efervescente “Nothing but heartaches”, que solamente pudo llegar al puesto número 11.
Esta serie de hits prosiguieron en mayor o menor medida en 1966, con “My world is empty without you” (número 5), “Love is like an itching in my heart” (número 9), “You can’t hurry love” (número 1 y versionada posteriormente por Phil Collins) y la magistral, probablemente su mejor canción, “You keep me hangin’ on” (número 1 y cover de Rod Stewart o Vanilla Fudge).

1967 fue un año clave para el futuro de las Supremes. Sus sencillos “Love is here and now you’re gone” (número 1), “The Happening” (número 1), “Reflections” (número 2 y primera vez en que se acreditaba el grupo como Diana Ross & The Supremes), “In and out of love” (número 9) y “Forever came today” (número 28) fueron los últimos producidos y escritos por Holland/Dozier/Holland, quienes rompieron con Berry Gordy y se marcharon de la Motown para crear los sellos Hot Wax e Invictus. Este hecho perjudicó de manera sustancial la carrera de las Supremes y también de la Motown, ya que el terceto suministraba de éxitos a buena parte de sus artistas.
En este ambiente también se produjo la salida de Florence Ballard, la fundadora de las Supremes, quien sufría la preponderancia de Diana Ross que había impuesto Gordy, la cual le impedía desarrollar de manera plena su talento vocal. Florence comenzó a abusar del alcohol para evadirse. Este problema llevó a ser expulsada de las Supremes por Berry. Tras esta marcha lo intentó en solitario sin demasiada fortuna hasta que murió de un ataque al corazón en 1976, en un período de múltiple consumo de estupefacientes y alcohol.

La encargada de sustituir en 1967 a Florence en las Supremes, denominadas ahora Diana Ross & The Supremes, fue Cindy Birdsong, quien antes había formado parte de Patti LaBelle & The Bluebelles.

El primer tema sin Holland/Dozier/Holland fue “Some things you never get used to” (número 30), una canción escrita en 1968 para las Supremes por la pareja Nickolas Ashford y Valerie Simpson. “Love child”, compuesto por Deke Richards, Pam Sawyer, Frank Wilson y Dean Taylor, las llevaría de nuevo al número 1, mientras que el dueto con los Temptations, “I’m gonna make you love me”, escrito por Jerry Ross, Kenneth Gamble y Leon Huff, alcanzó el número 2.
En 1969 aparecieron singles como “I’m livin’ in shame” (número 10) bonita pieza compuesta por Pam Sawyer, Harvey Fuqua y Johnny Bristol, “The composer” (número 27), escrita para las Supremes por Smokey Robinson, “No matter what sign you are” (número 31), de Berry Gordy y Henry Cosby o su último número, “Someday we’ll be together”, escrito por Bristol/Fuqua/Jackey Beavers. Ese mismo año volvieron a hacer otro duo con los Temptations, “I’ll try something new”, compuesto por Robinson.

A finales de año Diana Ross dejó la formación para dedicarse a su carrera en solitario. Irregular y enfocada a una música menos espontánea, e interesante, logró mantener un estatus estelar al margen de su mejor legado, el de las Supremes.
Por otra parte Mary Wilson y Cindy Birdson prosiguieron la carrera del grupo tras la incorporación de Jean Terrell, quien se encargó principalmente de la voz solista entre 1970 y 1973. De esta época son éxitos menores como “Up the ladder to the roof” (número 10), “Stone Loved” (número 7), “Nathan Jones” (número 16) o “Floy Joy” (número 16).
Posteriormente formó parte del grupo, entre otras, la cantante Scherrie Payne. En 1977 las Supremes se disolverían definitivamente. En 1988 entrarían a formar parte del Rock And Roll Hall of Fame.

Anuncios

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Martha Reeves & The Vandellas fue uno de los principales conjuntos femeninos de la Motown, logrando la inmortalidad gracias a la interpretación de fenomenales y bailables temas pop-soul, como así son clásicos de la talla de “Dancing in the street” o “Heat Wave”.
El trío estaba formado por Martha Reeves, Annette Beard y Rosalyn Ashford. Martha había nacido en la localidad de Eufaula, en Alabama, pero a los pocos meses de su nacimiento sus padres Ruby y Elijah se trasladarian a Detroit, en donde desde niña destacaría por su habilidad en el canto, práctica que llevaba a cabo junto a sus melómanos progenitores en su hogar y en la iglesia de su abuelo.
Martha, que era la mayor de once hermanos, acudió a estudiar técnicas de voz con Abraham Silver antes de buscarse la vida como cantante profesional en varios girl groups. Uno de ellos, formado en 1959, fue The Fascinations.
En 1960 Martha se unió a Annette Beard, Rosalyn Ashford y Gloria Williams, grabando como The Del-Phis un single en Chess-Mate Records, “My baby won’t come back”.

Por esa época se organizó un concurso de talentos que Martha terminó ganando, hecho que le llevó a actuar en solitario con el nombre de Martha LaVaille en el club Twenty Grand durante tres noches. En una de esas actuaciones fue descubierta por el A& R de la Motown, William “Mickey” Stevenson, pasando poco tiempo después a trabajar como su secretaria.
Este fue el primer puesto laboral de Martha Reeves en la Motown. Mientras tanto su carrera con las Del-Phils proseguía, llegando a grabar con el nombre de The Vells en el sello Melody el single “You’ll never cherish a love so true (Til you lose it)”, una canción que pasó totalmente desapercibida. Este fracaso comercial llevó a Gloria al abandono del grupo.
En 1963, y ante la ausencia de la cantante Mary Wells, Stevenson decidió que su secretaria interpretase el tema “I’ll have to let it go”, una canción escrita por el propio William “Mickey” Stevenson. La grabación fue todo un éxito y Berry Gordy Jr. demandó un nuevo nombre a las Del-Phis para así comenzar su carrera en la Motown. El terceto terminó denominándose Martha & The Vandellas, en homenaje a Della Reese.

Para su segundo single, “Come and get these memories” (número 29) se pusieron por primera vez en manos del trío de productores y compositores compuesto por Lamont Dozier, Eddie Holland y Brian Holland, quienes les escribirían también en 1963 la memorable “Heat Wave” (número 4), canción versionada en multitud de ocasiones (The Who, Cryan’ Shames, The Jam o Laura Nyro) y “Quicksand” (número 8), todas de animados ritmos, con excitables bajo, instrumentos de viento y baterías, que otorgaban gran densidad a las piezas.
En 1964 Annette dejó el grupo, siendo sustituida por Betty Kelly (ex componente de las Velvelettes). Ese año aparecieron temas como “Live Wire” (número 42), “In my lonely room” (número 44), un magnífico tema versionado por los Action, el cual, como el anterior, fue escrito por Holland/Dozier/Holland.

Aunque este terceto fue el principal suministrador de hits de Martha Reeves & The Vandellas sería, también en 1964, con un tema escrito por Marvin Gaye, William “Mickey” Stevenson y Ivy Hunter, con el que el conjunto alcanzaría sus mayores cotas, “Dancing in the street” (número 2), un tema que en principio iba a ser cantado por Kim Weston, la esposa de “Mickey” Stevenson. La canción sería revisitada posteriormente por los Kinks, los Who, los Walker Brothers, Grateful Dead, Van Halen, The Mamas & The Papas o un dueto formado por Mick Jagger y David Bowie.
En 1965 publicaron singles como “Wild One” (número 34), escrito por Ivy Hunter y “Mickey” Stevenson, la fantástica “Nowhere to run” (número 8), de Holland/Dozier/Holland, y “You’ve been in love too long” (número 36), compuesta para el trío femenino por Hunter, Stevenson y Clarence Paul.
En 1966 y 1967, y, por lo general, repartiéndose tareas de composición entre Holland/Dozier/Holland y Hunter/Stevenson, aparecieron temas como “Love (Makes me do foolish things)” (número 70), “My baby loves me” (número 22), “What am I going to do without your love” (número 71), “I’m ready for love” (número 9) o “Jimmy Mack” (número 10), pegadiza canción de Holland/Dozier/Holland, la cual fue la última en ser escrita por el venerable trío para Martha & The Vandellas, ya que poco después abandonarían la Motown.
La marcha de Holland/Dozier/Holland redujo el potencial comercial del grupo. También Martha se quejaría posteriormente de la actitud de Berry Gordy, al que acusaba de promocionar con mayor énfasis a las Supremes, en detrimento de su propio conjunto.
Richard Morris y Sylvia Moy serían los encargados de continuar escribiendo hits para el grupo, ya acreditado como Martha Reeves & The Vandellas, entre ellos “Love bug leave my heart alone” (número 25) y “Honey Chile” (número 11).
A partir de 1968 sus temas recibieron menor acogida popular, al mismo tiempo que incluían en sus Lps versiones al margen de los compositores de la Motown, como Burt Bacharach o Hal David. Sus singles en ese año, como “I promise to wait my love” (número 62), “Forget me not” (número 93), “I can’t dance to that music you’re playing” (número 42) y “Sweet Darling” (número 80), no consiguieron revivir glorias comerciales pasadas, hecho que provocó un nuevo cambio en la formación. Betty Kelly dejó el grupo siendo reemplazada por Lois Reeves, la hermana de Martha. En 1969, y después del single “Honey Love” (número 56), la que se marchó fue Rosalyn Ashford, quien fue sustituida por Sandra Tilley, quien también había estado en Velvelettes.
Poco tiempo después y después de pocas grabaciones, en 1972 el grupo terminó desapareciendo, dando inicio Martha Reeves a una carrera en solitario poco destacada.

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Uno de los músicos más importantes, prolíficos e imprevisibles de la música de las últimas cuatro décadas, extraordinario tanto en su faceta más sensible y acústica como en su ferocidad eléctrica ilustrada por su hiriente y distorsionada sonoridad guitarrera; practicante ecléctico, por sus notas han transitado aspectos rock, pop, folk, country, soul, blues e incluso electrónicos.

Su musicalidad junto a una lastimera y nasal factura vocal ha influenciado a nombres tan dispares como Pearl Jam, Teenage Fanclub, R.E.M., Jayhawks o Dinosaur Jr.

Neil Young nació el 12 de noviembre de 1945 en Toronto (Canadá), hijo de dos periodistas (su padre era un popular cronista deportivo y amante de la música) el joven Neil creció bajo el influjo melómano familiar y aprendió a tocar la guitarra desde su temprana adolescencia.
La armonía de su hogar se rompería cuando sus padres se divorciaron. Neil Young tenía 14 años al tiempo que se trasladaba con su madre a la población de Winnipeg. En el instituto de Winnipeg Neil iba siempre cargando con su guitarra; los estudios no le atraían lo más mínimo y en vez de concentrarse en los libros escolares tocaba en combos instrumentales como los Jades.
Poco después formó un grupo propio; el conjunto se llamaba Neil Young & The Squires e interpretaban temas de los Beatles, los Shadows y de Elvis en las fiestas estudiantiles.
Su fama, ayudados por el apoyo de su influyente madre, los condujo a firmar varios contratos que les permitieron actuar en varios locales de la zona.

A mediados de década, Neil Young retornó a su ciudad natal, Toronto, para actuar en solitario como artista folk.
Una noche conoció a Rick James y se unió a su banda de pop denominada The Mynah Birds, entre cuyos miembros estaba el bajista Bruce Palmer.

Con los Mynah Birds, Neil se hizo muy popular en el circuito de la población canadiense, coincidiendo y conociendo a otros jóvenes músicos que se intentaban abrir camino en el mundo de la música como Joni Mitchell, Stephen Stills y Richie Furay.

Problemas legales condujeron a la ruptura de los Mynah Birds y a la marcha de Neil y Bruce a la soleada costa californiana.

En Los Angeles se encontraron en 1966 con sus amigos Furay y Stills y se embarcaron en un nuevo proyecto al que llamaron Buffalo Springfield.
A las guitarras líder de Neil y Stills, la rítmica de Furay y el bajo de Palmer se les unió un cuarto componente, el batería Dewey Martin.

En los sensacionales tres discos de Buffalo Springfield dejaron buena constancia de su influyente eclecticismo: pop, folk, country, rock, convirtiéndose en uno de los primeros grupos en practicar el folk-rock y el country-rock. Las composiciones se repartían primordialmente entre Neil y Stills, componiendo Young verdaderas joyas como “Burned”, “Expecting to fly”, “Flying on the ground is wrong”, “Out of my mid” o “Broken Arrow”.
Los conflictos internos y las ansias de aventura en solitario provocaron la defunción de este gran grupo en 1968.
Poco después, Neil debutó en Reprise con su primer trabajo en solitario, “Neil Young” (1969), una verdadera maravilla de predominio pop denostada por ciega necedad. Temas repletos de belleza como “The Loner”, “I’ve been waiting for you”, “Here we are in the years”, “The old laughing lady” o “What did you do to my life?” no pueden ser menospreciados, sino todo lo contrario.

Tras este enorme disco, Neil Young continuó con extraordinarios trabajos como “Everybody Knows This Is Nowhere” (1969), album en el que colaboró por primera vez con una banda denominada Crazy Horse (anteriormente conocida como The Rockets), compuesta por el guitarrista Danny Whitten, el bajista Billy Talbot y el batería Ralph Molina.

Como apoyo instrumental, Neil contó desde sus inicios con el productor, arreglista y teclista Jack Nitzsche. “Cinnamon Girl”, “Down By the River”, “Running Dry” o “Cowgirl in the sand” son algunas canciones de un disco imprescindible que obtuvo unas importantes ventas.
A finales de década, Neil conoció por mediación de Stephen Stills a David Crosby (ex Byrds) y a Graham Nash (ex Hollies), que habían formado el supergrupo de éxito Crosby, Stills & Nash.
Neil congeniaba con los gustos musicales del trío y se unió a ellos para grabar el magistral “Deja Vu” (1970), un Lp que contenía su famoso tema “Helpless”.
Ese mismo año presentó su tercer disco en solitario, “After The Gold Rush” (1970), una obra maestra repleta de sensibilidad artística y emocional que fue excelentemente recibida por crítica y público.
A Young nunca le gustó sentirse atado a un grupo, así que tras el directo “Four Way Street” (1971) determinó abandonar a Crosby, Stills & Nash, no sin antes regalarnos otra de sus canciones más recordadas, la punzante “Ohio” que protestaba por la muerte de cuatro estudiantes asesinados en una manifestación en contra de la guerra del Vietnam.
Anteriormente, en “After the Gold Rush”el combativo Neil había atacado al racismo imperante en el sur de los EEUU con “Southern Man”, tema que provocó la respuesta de los Lynyrd Skynyrd en “Sweet Home Alabama”.

En 1972 grabó su disco de mayor triunfo comercial titulado “Harvest” (1972), un estupendo trabajo que combinaba la orquestación pop, el country y el folk y que contó con el refuerzo de los Stray Gators.

El disco llegó al número 1 en las listas, al igual que su memorable sencillo “Heart Of Gold”.

La comercialidad, que no le gustaba a Young (Neil hace música porque le gusta como expresión personal, no para vender millones de copias), se acabó con su siguiente disco, el poco satisfactorio “Journey Through The Past” (1972), una banda sonora vapuleada por la crítica americana.

Tras el directo “Times Fades Away” (1973), Neil Young volvió a sorprender con tres impresionantes trabajos marcados por una triste y deseperada tonalidad y crudeza musical derivada en parte, por la muerte del guitarrista de los Crazy Horse Danny Whitten (que fue sustituido por Frank Sanpedro) y de su roadie Bruce Berry en 1972.

“On The Beach” (1974), “Tonight is the night” (1975) y “Zuma” (1975) son otras referencias básicas en la carrera de este genio.

El fin de década trajo buenos discos como “American Stars’n’Bars” (1977), recopilatorios imprescindibles como “Decade” (1977) y obras casi perfectas como el country-rock “Comes a time” (1978) y el impresionante “Rust Never Sleeps” (1979) con una cara de corte acústico y la otra eléctrica culminada con la absorbente y llameante “Hey Hey, My My (Into The Black)”.
Los años 80 son los peores en la carrera musical de Neil Young (que regresó con CS&N en el mediocre “American Dream”), una década en la que fue variando de estilo publicando discos caprichosos y de poco valor.
Tras el estimable “Hawks & Doves” (1981) y el flojo “Re-Ac-Tor” (1982) experimentó, cuando firmó con Geffen, con la electrónica, sintetizadores y guiños al rockabilly en discos prescindibles como “Trans” (1983) “Everybody’s Rockin'” (1983) o “Landing On Water” (1986). Los discos más potables en el período Geffen son “Life” (1987) y “Old Ways” (1985).

Sus disputas con Geffen lo llevaron a retornar a Reprise en 1988.
El retorno fue feliz ya que “This Note’s For You” (1988) es un respetable trabajo lleno de soul y blues. “Freedom” (1989) mostró a un cada vez más recuperado Neil Young que alcanzaría su resucitación plena con el soberbio “Ragged Glory” (1990) en donde volvía a sonar con aspereza y rabia al lado de los Crazy Horse.

En los 90, Neil asombró de nuevo con estupendos discos como “Harvest Moon” (1992), “Sleeps with angels” (1993) y “Mirror Ball” (1994), un album que contenía como grupo de acompañamiento a Pearl Jam, lo que afianzaba aún más su etiqueta de “Padrino del Grunge”.

Grandes directos como “Weld” (1991) y “Unplugged” (1993) junto a otros discos menores como “Lucky Thirteen” (1993), “Dead Man” (1996), “Broken Arrow” (1996), “Year of the Horse” (1997),”Silver & Gold” (2000) o la reciente colaboración con Crosby, Stills & Nash titulada “Looking Forward” (1999), donde los mejores momentos son las canciones de Young son algunos de los últimos trabajos de una auténtica leyenda viva del rock, que, junto a su mujer Pegi, ha creado una empresa para fabricar ortopedias de ayuda a los minusválidos y la Bridge School para niños disminuidos físicos y psíquicos (su propio hijo tiene parálisis cerebral) confirmando que la grandeza de este hombre sobrepasa lo estrictamente musical.

En el año 2002 publicó “Are you passionate?” (2002), un irregular álbum con tendencias soul grabado con los Booker T. & The MG’s.
En el Lp también aparecían los Crazy Horse, colaborando en el tema rockero “Goin’ Home”, el mejor corte del disco.
El conceptual “Greendale” (2003), ubicado en una pequeña localidad imaginaria de California, retomaba a un Young en plena forma desarrollando un proyecto ambicioso, que incluía diversas formas artísticas para proyectar las historias y personajes que conforman este satisfactorio trabajo.
A comienzos del año 2005 y tras publicar un “Greatest Hits” (2004), Young fue aquejado de un aneurisma cerebral, detectado tras sufrir problemas persistentes de visión.

Después de ser operado satisfactoriamente Neil se trasladó a Nashville para grabar su siguiente disco, “Prairie Wind” (2005), álbum que contó con la colaboración de Spooner Oldham y Ben Keith.
Posteriormente aparecieron “Living With War” (2006) y “Chrome Dreams II” (2007), una especie de secuela de un LP grabado pero no editado en el año 1977.

En el año 2009 aparecieron “Fork In The Road” (2009) y “Toast” (2009). Este último álbum recogía una grabación (no editada en su día) con los Crazy Horse en el año 2000.

En el año 2010 editó “Le Noise” (2010) con producción de Daniel Lanois.

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Banda pop-soul londinense de los años 60, conocida principalmente por su gran éxito “Everlasting Love”.

El grupo se formó en el año 1966 por el cantante Steve Ellis, el guitarra Ian Miller, el bajista Warwick Rose, el batería Maurice Bacon y el teclista Morgan Fisher, cuando el padre de Maurice, deseoso de que su hijo organizase un grupo, colocó anuncios en el Melody Maker y el New Musical Express en búsqueda de músicos para un conjunto que en principio se denominó Soul Survivors, una banda que interpretaba versiones de soul Motown y Stax.

El grupo mantenía un estrecho contacto con los Small Faces, con quienes compartían el sentimiento mod del momento.
Ellis también tenía una cierta similitud con la voz de Steve Marriott, íntimo amigo del cantante.

Pocos meses después de su formación saldrían de Love Affair Miller y Rose, quienes fueron sustituidos por el guitarrista Georgie Michael y el bajista Mick Jackson.

Tras actuar en diversos clubes de la capital británica, entre ellos el Flamingo, el Speakeasy o el Marquee, The Love Affair consiguieron firmar un contrato con la Decca, grabando a comienzos de 1967 el sencillo “She smiled sweetly”, una versión de los Rolling Stones producida por Mike Vernon, conocido productor que había trabajado con John Mayall o David Bowie.
La cara b era el tema propio “Satisfaction Guaranteed”, compuesto por Steve Ellis y Morgan Fisher.

La canción pasó totalmente desapercibida en las listas de ventas, hecho que provocó su marcha de la Decca y la huida de la banda de Michael y Fisher, quien dejó la banda para proseguir sus estudios.
Tras estas salidas, se incorporaron a la banda el guitarrista Rex Brayley y el teclista Pete Bardens (ex miembro de Them y Shotgun Express y futuro miembro de Camel), quien finalmente dejaría el grupo, siendo reemplazado por Lynton Guest.

El triunfo comercial del grupo llegaría con su segundo single después de conseguir un contrato con la CBS a finales de 1967.

Tras pasar por varios sellos sin lograr publicar en disco (grabando con Muff Winwood en Island Records), el grupo grabaría la canción “Everlasting love”, un tema del cantante de soul Robert Knight, producida y arreglada de manera espléndida por Mike Smith y Keith Mansfield, quienes añadieron arreglos orquestales a la pieza, diferenciándola de la anterior grabación realizada con Winwood.
Esta canción, que contaba con la cara b escrita por el compositor y ex miembro de los Stormsville Shakers, Phillip Goodhand-Tait, “Gone are the songs of yesterday”, llegaría al número 1 en febrero de 1968 en el Reino Unido.

El siguiente single del grupo también sería otra versión de Robert Knight, la canción “Rainbow Valley”. El tema no llegó al número 1 pero alcanzó un destacado puesto 5 gracias a sus meritorias ventas.

Posteriormente y con la incorporación de nuevo del teclista Morgan Fisher grabarían estupendos sencillos en 1968 y 1969 escritos por Goodhand-Tait, principiados por “A day without love” (número 6), tema versionado por los Sex Pistols, “One road” (número 16), “Bringing on back the good times” (número 9). Con el avance del decenio Love Affair exhibían un intento de progresión musical, tendiendo hacia posturas más psicodélicas.

En 1968 publicaron también su LP “Everlasting Love Affair” (1968), en donde incluían varios cortes escritos por los miembros de la banda.

En ese momento se desveló que los componentes del grupo no interpretaban los instrumentos en los singles (la voz sí era de Ellis), utilizando orquestas y músicos de sesión (Herbie Flowers toca el bajo en “Everlasting love”), aunque sí los miembros del grupo tocaban en las caras b, en los restantes temas de los Lps y en sus actuaciones en directo. Este hecho perjudicó mucho a la imagen de la banda, quien vio menguado su atractivo comercial y la marcha de su cantante Steve Ellis, quien intentó una carrera en solitario a finales de 1969.

El grupo reemplazó a Ellis por el flautista y vocalista August Eadon, quien cantaba en el single “Lincoln County”, otro tema escrito por Goodhand-Tait que apareció en 1970.

Tras el LP“New Day” (1970) y temas como “Speak of Peace Sing of joy” o “Let Me Dance” el grupo terminó desapareciendo, reencarnándose con nuevos componentes en los siguientes años.

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bautizada por sus progenitores como Pauline Matthews, la cantante británica Kiki Dee nació el 6 de marzo de 1947 en Keighley, Bradford.
Fue una vocalista de soul de bastante entidad que logró el honor de convertirse en la primera vocalista blanca no nacida en los Estados Unidos en grabar en 1970 con la mítica Motown de Detroit, fundada por el no menos mítico Berry Gordy Jr.
Previamente, a partir de 1963 y en Fontana Records Kiki había debutado en single con “Early night”. Más tarde, entre 1963 y 1969, aparecerían temas pop-soul como “I was only kidding”, “Miracles”, “(You don’t know) How glad I am”, “Runnin’ out of fools”, “Why don’t I run away from you”, “I am going out (The same way I came in)”, “Excuse me”, “Can’t take my eyes off you”, versión de los Four Seasons, o “Now the flowers cry”.

En 1970 editó en Tamla Motown “The day will come (Between Sunday and Morning)”.
Un tiempo después consiguió firmar con Rocket Records, el sello propiedad de Elton John, en donde publicaría temas a partir de 1973 como “Lonnie and Josie”, “Amoureuse”, “Hard luck story” o “I’ve got the music in me”.

El mayor éxito de su carrera llegó cuando grabó con el propio Elton John en un tema escrito por éste: “Don’t go breaking my heart”. La canción consiguió una excelente resonancia comercial en todo el mundo.

Después de este single Kiki Dee, que no lograría otro éxito de este calado hasta los años 90 en otro dueto con Elton John (con el tema “True love”), diversificó su carrera musical con la interpretación.

Read Full Post »

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Foundations fue un grupo multiracial británico de los años 60, el mejor exponente del soul-pop del Reino Unido gracias a exitosas canciones que aglutinaban los sonidos procedentes de la Motown y la Invasión Británica.
La banda estaba formada por el cantante y ex boxeador Clem Curtis (nacido el 28 de noviembre de 1940), un amante del jazz originario de la isla de Trinidad, el guitarrista Alan Warner (nacido el 21 de abril de 1947 en Londres), el bajista Peter Macbeth (nacido el 2 de febrero de 1943 en Londres), el batería Tim Harris (nacido el 14 de enero de 1948 en Londres), el teclista Tony Gómez (nacido el 13 de diciembre de 1948 en Sri Lanka), el saxofonista y flautista Pat Burke (nacido el 9 de octubre de 1937 en Jamaica), el saxo Mike Elliott (nacido el 6 de agosto de 1929 en Jamaica) y el trombonista Eric Allan Dale (nacido el 4 de marzo de 1936 en Dominica).

En 1967 comenzaron a actuar en diversos clubes de la zona de Bayswater, firmando un contrato de representación con Ron Fairway y Barry Class, un comerciante discográfico cuya oficina se situaban encima del club Butterfly, local ubicado en un sótano en el cual ensayaba el grupo.
Class y Fairway presentaron a sus nuevos pupilos a Tony Macaulay, quien se convertiría en el personaje clave en su trayectoria como compositor principal y productor de la banda.
Firmaron con Pye Records y grabaron el primer sencillo, “Baby, now that I’ve found you”, espléndido tema escrito por Macaulay junto a John MaclLeod que les llevó al número 1 de las listas británicas y al 11 en las americanas.

Su siguiente single, también compuesto por la pareja Macaulay/McLeod, sería “Back on my feet again” (número 18), una pieza de similar ritmo que cosechó estimables resultados comerciales en Inglaterra.

Tras su tercer single, “Any old time (you’re lonely and sad”), el estupendo Lp, “From The Foundations” (1967) y el directo “Rocking The Foundations” (1968), Clem Curtis y Mike Elliott dejaron el grupo por fricciones con Macaulay, que deseaba una perspectiva más pop para la banda, impidiendo también el desarrollo compositivo de los miembros en los lanzamientos de singles.

El encargado de suplir en tareas vocales a Curtis, que iniciaría una carrera en solitario, sería Colin Young (nacido el 12 de septiembre de 1944 en Barbados), quien ayudaría a que los Foundations volvieran a conquistar las listas mundiales con “Build me up buttercup”, un tema escrito por Macaulay y el cantante de Manfred Mann, Mike D’Abo. “Build me up buttercup” alcanzaría el puesto número 2 en Gran Bretaña y el 3 en el Billboard estadounidense.
Unas décadas después, la canción conseguiría popularizarse de nuevo al ser incluido en la comedia de éxito “Algo pasa con Mary”, una película protagonizada por Cameron Diaz.
El Lp “The Foundations” (1968) y singles como “In the bad bad old days” (número 8) o “Born to live and born to die” (número 46) consiguieron retener la fama del grupo entre la audiencia británica, pero la marcha de Pye Records de Macaulay por problemas de cobro en los royalties, dejó huérfano al grupo de su pieza esencial en su sonido y composición, lo que provocó su disolución en 1970.
Unos años después, retornarían escindidos en dos facciones lideradas por los dos cantantes.
Tras un culebrón legal, Clem Curtis consiguió girar con el nombre original de The Foundations, mientras que Colin Young formó la banda The New Foundations.

Read Full Post »